En medio de la discusión dieron a conocer nuevas medidas a seguir en las paritarias docentes

El ministro de Trabajo, Marcelo Echazú, explicó que desde el área a su cargo se ha dispuesto que en el ámbito de las negociaciones entre el Gobierno y el sector docente participen “exactamente el mismo número de paritarios tanto de un lado como del otro, conforme a lo que la ley dice”.
El funcionario justificó la medida en lo acontecido en pasadas reuniones, donde “a los representantes del Gobierno y del gremio se le sumaban suplentes, interesados o técnicos, transformándose las paritarias en una asamblea con la presencia de 25 o 30 personas del SUTEF”.

“La ley es muy clara respecto de quienes son los paritarios", sostuvo el Ministro, y señaló que “para mantener una discusión franca y llegar a una solución, las partes tienen que sentirse en libertad para poder acordar; pero un paritario no está en libertad de hacerlo cuando hay diez o más personas atrás gritándole, insultándolo o simplemente permanecen con cara de disgusto y en forma amenazante".

En diálogo con Radio Nacional Ushuaia, Echazú remarcó que "en la búsqueda de acuerdos no puede haber margen para la presión y por eso la propia ley establece como deben desarrollarse las negociaciones paritarias", agregando que la normativa también estipula “fijar el temario de antemano y notificar a la otra parte para que concurra consustanciada con la cuestión que se abordará”.

De esta manera, se busca “evitar el bicicleteo de una parte o de la otra, porque precisamente lo que nosotros queremos es que las paritarias avancen y lleguen a buen puerto", afirmó el titular de la Cartera.

El funcionario sostuvo la necesidad de allanar el camino para "que las partes propongan y que los temas pertinentes sean tratados independientemente de que después la respuestas les gusten o no, o el acuerdo sea el que ellos pretendan o no".

Echazú informó que otra de las directivas adoptadas por la Cartera determina "que las actas las redacta el Ministerio de Trabajo como autoridad administrativa, y no las puede hacer ni el representante del gremio o del Ministerio de Educación".

"El acta se lee, y si alguna parte no está de acuerdo con lo ahí volcado lo manifiesta, deja asentada su disconformidad, se imprime y se firma. Así es como debe ser", aseveró, entendiendo que “esto es absolutamente racional y lógico y no debiera ameritar ningún cuestionamiento de las partes, porque en definitiva es para su beneficio".

En tanto, anunció que en cada reunión paritaria "se deberá fijar inmediatamente las fechas para el próximo encuentro, para evitar toda duda de que hay intención de dilatar el tema".

Comentá la nota