En medio de la crisis provincial, el ARI fueguino prefiere jugar con el kirchnerismo en el Congreso

A pesar de sus diferencias políticas históricas, los legisladores del ARI fueguino contribuyeron con el Frente para la Victoria (FPV) durante las últimas batallas relevantes que se sucedieron en el Congreso nacional, en medio de la grave crisis financiera de la provincia y el alejamiento de Elisa Carrió.

En tanto, desde Ushuaia la gobernadora Fabiana Ríos hace equilibrio entre la cercanía a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y la relación -por momentos fría- con la administración de Cristina Kirchner.

El denominador común entre el vínculo que mantienen, por un lado, los legisladores fueguinos con el oficialismo parlamentario y, por el otro, Ríos con la Casa Rosada, es la severa crisis económica y social en que está sumergida la provincia.

Si bien se trata de disimular, ese factor jugó como determinante en las últimas votaciones cruciales que se definieron en el Parlamento, lo que se interpretó como un temor a que la administración central le soltara la mano definitivamente a la gestión del ARI en Tierra del Fuego.

El pasado jueves, el Gobierno Nacional volvió a poner su poderío en la Cámara baja con el polémico proyecto de estatización de las AFJP, y los diputados fueguinos Leonardo Gorbacz y Nélida Belous acompañaron la medida.

Lo misma actitud se espera para los senadores aristas José Martínez y María Rosa Díaz en el momento en que llegue la iniciativa a la Cámara alta, el próximo 20 de noviembre.

No obstante, en Diputados, donde los dos legisladores abandonaron la Coalición Cívica y se integraron al Espacio Sí, comenzó a marcarse una diferencia más pronunciada con Carrió, la referente política de Ríos a nivel nacional.

«Acompañamos el proyecto, no desde un optimismo idiota pero tampoco desde un pesimismo perverso», aseguró Gorbacz al argumentar su respaldo a la norma oficial y rechazar las críticas que vertió Carrió sobre su espacio, por acompañar al kirchnerismo en la votación en general.

La sintonía entre el kirchnerismo y el ARI fueguino había comenzado a ajustarse durante el crudo debate por las retenciones móviles, que marcó un antes y un después en el Parlamento y en la gestión de Cristina Kirchner.

En ese momento, luego de varias idas y vueltas los senadores se inclinaron por la negativa, aunque en la Cámara baja Gorbacz dio el primer paso hacia el acercamiento y, en contra de su propio bloque, se abstuvo de votar, favoreciendo a la resolución 125 que impulsaba el Gobierno Nacional.

Los senadores fueguinos votaron en contra, lo que contribuyó a la caída de las retenciones, pero mantuvieron la duda sobre qué harían hasta el final.

Sin embargo, la coincidencia tuvo su pico más alto cuando senadores y diputados aristas acompañaron el Presupuesto 2009 de la administración central, al argumentar que «en este marco de crisis sería más perjudicial para la Nación y las provincias» oponerse a la «ley de leyes» oficial.

En esa oportunidad, los legisladores dejaron en claro que sus posturas estuvieron consensuadas con Fabiana Ríos, quien busca mantener una buena relación con la Casa Rosada.

Comentá la nota