En medio de un clima de tensión la UOM expulsó a los trabajadores que habían sido sancionados

Luego de la tensión inicial finalmente todo concluyó en absoluto orden y como se previa, con la destitución de los siete trabajadores disidentes. El congreso de delegados de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Seccional Campana determinó ayer la expulsión luego de sesionar durante más de cuatro horas.

"Luego de haberle permitido a todos los compañeros imputados la posibilidad de defensa, de permitirles presentar los testigos que ellos mencionaron para fortalecer su defensa y en el marco democrático que está establecido en las normas vigentes y en nuestro estatuto de la Seccional, el Congreso de Delegados ha arribado a la decisión de expulsar a estos siete compañeros en una votación que se definió de forma mayoritaria", explicó Abel Furlán, Secretario Adjunto de la UOM Campana.

De esta manera, Guillermo Temudio, Humberto Marmet, Emilio Nuñez, Guillermo Bentancourt, Guillermo Torres, Pascual Barboza y Guillermo Pérez perdieron su afiliación al gremio metalúrgico, pero no así su vínculo laboral con la empresa Tenaris Siderca, como ya había manifestado anteriormente Furlán.

La decisión se hizo pública pasadas las 12:20 del mediodía, cuando el grupo de trabajadores imputados salió de la sede del sindicato, en fila, en dirección al grupo de manifestantes que estuvieron cortando, en su apoyo, la calle De Dominicis desde temprano.

"Hoy somos víctimas de la burocracia sindical y de la obediencia debida de muchos delegados. Pero aquí no se termina esta lucha, vamos a pelear para lograr la reorganización gremial que los trabajadores se merecen", aseguró Guillermo Bentancourt, quien explicó que la votación fue dividida, con una amplia mayoría que avaló su desafiliación, pero también con una "varios compañeros que votaron a nuestro favor y otra buena cantidad de delegados que se retiró al momento de la votación".

En tanto, Furlán dio por acabado el conflicto: "Para nosotros esto es un tema resuelto. Estos compañeros cometieron un error y violentaron el estatuto de la Seccional. Nosotros, ahora, tenemos que seguir pensando en trabajar día a día por la unidad de los trabajadores para enfrentar a la patronal en defensa de los derechos de los compañeros".

Diez minutos después de que los trabajadores disidentes salieran de la sede de la UOM, todo el clima y el ambiente enrarecido que allí se respiraba había terminado: apenas quedaban rastros del grupo que se hizo presente en apoyo a la actual conducción del sindicato. El corte de calle y los manifestantes que apoyaron a los siete trabajadores disidentes se habían disuelto.

La policía en prevención montó un operativo en la zona que incluyó varios móviles y una docena de efectivos, que no debieron intervenir.

Comentá la nota