En medio de aplausos y lágrimas, llegan los restos de Sandro al Congreso

Desde temprano, cientos de seguidores esperaban en el Palacio Legislativo para darle el último adiós a su ídolo; se podrá acceder a partir de las 14; el cuerpo del cantante fue trasladado desde Mendoza en un avión privado
En medio de un hondo pesar y mientras se entremezclan en cada rincón las sensaciones de afecto y de dolor, cientos de personas ya hacen fila en los alrededores del Congreso para despedir al cantante popular Sandro, fallecido anoche en Mendoza, tras una larga lucha de 45 días que siguió a un trasplante cardiopulmonar.

La expectativa entres sus seguidores se multiplicó pocos minutos después de las 5, cuando los restos del artista arribaron al Aeroparque Jorge Newbery en un avión privado, que también condujo a la viuda del cantante, Olga Garaventa, y a otros familiares.

Los restos del artista serán velados, a partir de las 14, en el emblemático Salón de los Pasos Perdidos del Congreso Nacional, tal como sucedió, exactamente hace tres meses, con otra personalidad gigantesca de la música nacional, la folclorista Mercedes Sosa, fallecida el 4 de octubre pasado.

Cientos de fans del cantante, fallecido a los 64 años, comenzaron a llegar desde la medianoche al Congreso y a encolumnarse detrás del vallado especialmente colocado sobre la avenida Callao para darle el último adiós.

"Se hizo todo". El cirujano Claudio Burgos destacó que los médicos del Hospital Italiano de Mendoza hicieron "todo" lo que pudieron para salvarle la vida a Sandro, pero no lograron "vencer a la biología", y enfatizó que el artista "falleció con todas las chances dadas de poder sobrevivir".

"Fue un gran hombre, lo hemos tratado con todo cariño, hemos dado por él lo mejor de nosotros y ha sido un caso triste por el final", expresó Burgos en diálogo con el canal Todo Noticias.

Y agregó: "Fue un tipo muy carismático, muy buen paciente, muy buen colaborador, igual que la familia; fue una experiencia positiva a pesar de que el resultado no lo fue".

Por su parte, el médico Sergio Perrone -que formó parte del equipo que atendió a Sandro- aseguró hoy que El Gitano dejó a la sociedad varios mensajes, contra las adicciones y en favor de la donación de órganos. Además, destacó que su grave enfermedad permitió lograr un avance en la medicina para las afecciones cardíacas.

El traslado. El cuerpo fue trasladado a las 0.05 desde el Hospital Italiano de Mendoza, donde ayer murió el artista, hasta la sala de tanatopraxia de Enrique Mangione, ubicada en el departamento mendocino de Maipú, donde fueron acondicionados los restos para el velorio.

Después fue conducido al aeropuerto de El Plumerillo, a 22 kilómetros de distancia, en el departamento de Las Heras, para el traslado aéreo a la Capital Federal. Tanto en los alrededores del hospital como a lo largo del recorrido hasta la terminal aérea, centenares de personas se asomaron al paso de la camioneta con sus restos y se deshicieron en aplausos.

Del mismo modo, decenas de sus seguidoras se congregaron desde anoche acongojadas en la ciudad bonaerense de Banfield frente a la vacía y silenciosa casa del cantante, como tantas veces lo habían hecho los días 19 de agosto para saludar a su ídolo en cada cumpleaños.

La triste noticia. Había pasado las horas previas en shock séptico (descompensación general del organismo a raíz de una infección), luego de haber sido sometido a dos cirugías durante la jornada por un agravamiento general de su salud. "Lamento comunicar que a las 20.40 el señor Roberto Sánchez dejó de existir, debido a un shock séptico que se complicó por una necrosis intestino-mesentérica y una coagulopatía. Lamento lo ocurrido", fue el breve anuncio que hizo, a las 20.55, el cirujano Claudio Burgos ante la prensa y un grupo de fanáticas que estaban instaladas en la puerta del hospital mendocino.

Unas horas antes, Burgos, había adelantado el mal estado en el que se encontraba Roberto Sánchez. "Atraviesa el peor momento desde su ingreso", fueron las palabras del médico.

Ayer, en horas de la madrugada, Roberto Sánchez había sido operado por cuarta vez a causa de una afección bronquial y ya entonces el equipo médico que lo asistía adelantó que su estado era "verdaderamente crítico". Por la tarde, el paciente debió ser llevado nuevamente al quirófano para que se le efectuara una aspiración, con el objetivo de eliminar secreciones acumuladas en los bronquios y pulmones.

Comentá la nota