Medina no pudo jurar por una denuncia penal

El vocal juecista del Tribunal de Cuentas tiene una causa en su contra. Peronistas y radicales quieren estudiar sus antecedentes.
El juecista José Medina se quedó con las ganas de jurar ayer como vocal del Tribunal de Cuentas de la Provincia porque los legisladores de Unión por Córdoba y de la Unión Cívica Radical, entre otros de bloques menores, advirtieron que hay una denuncia penal en su contra.

En la platea lateral donde habitualmente aguardan su turno los que van a jurar o a ser homenajeados, Medina siguió el brevísimo debate que concluyó con la postergación por una semana del tratamiento de sus títulos, y se tuvo que ir con las manos vacías.

Daniel Passerini (Unión por Córdoba) explicó que "en virtud de anoticiarnos hoy" de que el juecista habría de presentarse a jurar sobre la Biblia, el bloque oficialista consideraba inapropiado hacerlo porque hay una causa penal en su contra todavía abierta.

Miguel Ortiz Pellegrini (Frente Cívico y Social), en tanto, hizo un último esfuerzo, que sabía inútil, al señalar que Medina ya está en funciones como representante de la oposición en el Tribunal de Cuentas, en reemplazo de Ernesto Martínez, quien renunció para asumir en diciembre como diputado nacional. Además, destacó que nadie puede ser impedido de acceder a un cargo para el que fue electo si no hay una sentencia firme.

Los justicialistas, y sus aliados, y los radicales votaron por pasar el asunto para la semana que viene.

Luego, desde el bloque oficialista exhibieron a la prensa documentación para demostrar que ya la semana pasada, el lunes 3, la relatora de la comisión de Asuntos Constitucionales, a pedido del presidente Domingo Carbonetti, le solicitó al fiscal General, Darío Vezzaro, que informe si Medina "tiene denuncias pendientes en su contra". La respuesta llegó el miércoles 5, mediante una nota en la que Vezzaro señala que en la Mesa General de Entradas del Fuero Penal "se registra el ingreso de una denuncia en contra de dicho ciudadano en la Fiscalía de Distrito Uno Turno Uno (EX D. 1 T. 2) el 15/10/02, caratulada "Denuncia formulada por David Héctor René c/ Medina José Alberto (Den-264/2002 N° S.A.C. 68338)".

A Medina lo acusan por la supuesta desaparición de expedientes de la Fiscalía Anticorrupción de la Provincia, lo que habría ocurrido cuando el ex gobernador interino, Herman Olivero, echó a Luis Juez de esa oficina, donde lo acompañaba el nuevo vocal del Tribunal de Cuentas, además, su socio jurídico.

También recordaron que en 1991 Domingo Carbonetti no asumió como vocal de Tribunal de Cuentas "por razones éticas", justamente por tener una denuncia penal en su contra, o sea que estaba en la misma situación que el juecista.

Igualmente reconocieron que Medina ya juró en el Tribunal de Cuentas y puede firmar expedientes, como lo está haciendo, pero la costumbre indica que debe poner su mano sobre la gruesa y dorada Biblia de la Legislatura. El anterior cargo público que tuvo Medina fue el de secretario de Control Administrativo de la Municipalidad de Córdoba en la gestión Juez, o sea que debía cuidar que su amigo, el entonces intendente, no cometa actos de corrupción. Su actuación fue previsiblemente deslucida.

Qué pasó

Pero ¿cómo ocurrió la desprolijidad de ayer en la Legislatura?

En la reunión de Labor Parlamentaria (en la que se planea la sesión), Ortiz Pellegrini anticipó que pretendía que jure el reemplazante de Martínez. En ese momento, nadie se opuso.

Poco más tarde, Carbonetti avisó de sus gestiones y de la respuesta que obtuvo, por lo que le comunicaron a Ortiz Pellegrini y al radical Hugo Pozzi el cambio de planes.

De todos modos, Ortiz Pellegrini hizo ir a Medina al recinto, según algunas versiones, por iniciativa de Luis Juez.

Comentá la nota