Las medidas sanitarias dispuestas por el Comité de Crisis impactaron negativamente en el sector comercial

Las restricciones aplicadas para evitar el contagio de la gripe A influyeron en diversos rubros productivos de la comunidad. Un sondeo realizado por El Diario demuestra que en la mayoría de los comercios las mermas en las ventas alcanzaron el 25% en promedio.

La gripe A es un tema instalado en la agenda pública. Desde hace unos meses, y a partir de que se conocieron los primeros casos en nuestro país, el sistema sanitario que desarrolla sus tareas en las diversas localidades de la provincia de Buenos Aires, se encuentra desbordado.

La influenza A no sólo afecta a la salud pública sino que también apareja dificultades en otros sectores productivos. En este sentido es importante destacar que las últimas medidas sanitarias dispuestas por el Comité de Crisis y avaladas por el Ejecutivo Municipal impactaron directamente en el sector comercial ya que se han percibido importante mermas en la comercialización de diversos productos.

De acuerdo con lo manifestado por los encargados y propietarios de los diferentes locales instalados en el radio céntrico de Pergamino la implementación de las medidas preventivas hicieron que la mayoría de los ciudadanos permanecieran en sus respectivos hogares.

Tal como sucediera en otras oportunidades, ante la incertidumbre la población toma precauciones. En tal sentido la mayoría de las personas decidió apostarse en sus casas generando una significativa baja en la compra venta de productos.

Los comerciantes encuestados por El Diario coinciden en que luego del decreto impulsado por el Comité de Crisis y el Ejecutivo Municipal las calles de la ciudad advirtieron un vacío importante.

Las caídas en las ventas son un hecho. El comercio minorista y los sectores vinculados al entretenimiento y restaurantes creen que la aplicación de las restricciones agravó la situación económica.

El impacto de las medidas sanitarias se dio en dos partes. La semana pasada la retracción fue total, en cambio en estos días se advierte una lenta reactivación ya que a la flexibilización de las restricciones dictaminadas el lunes por el Comité de Crisis y el Ejecutivo se suma el cobro de los aguinaldos. Razón por la que la mayoría de los comerciantes mantienen buenas perspectivas en lo que a la comercialización de sus productos se trata.

Artículos para el hogar

Uno de los sectores menos afectados por la cuestiones concernientes a la gripe A fue el relacionado con la venta de electrodomésticos y artículos para el hogar. En tal sentido el encargado de Naldo Lombardi, Claudio Eroles, comentó la situación.

- Debido a las medidas implementadas en los últimos días ¿se retrajo un la venta de productos?

- Es medio extraño lo que sucedió ya que el impacto se sintió desde el lunes hasta el jueves pasado, en cambio a partir del viernes nosotros hemos notado una importante afluencia de público. Recibimos gente que está preocupada por la situación y hace comentarios al respecto pero consumen igual lo que nosotros le ofrecemos. En este local por lo menos no se notó tanto el parate que pudo generar la aplicación de las medidas. Se percibe que cuando los trabajadores empezaron a cobrar sus haberes mensuales y el plus del aguinaldo decidieron comprar artículos para el hogar y productos tecnológicos. No percibimos retracción en las ventas.

- Por lo general ¿Cuáles son los productos que más demanda la ciudadanía?

- La demanda está variada pero hay algunos productos que son los que tienen más salida, por ejemplo, televisores, computadoras, celulares. Los artículos relacionados con la tecnología ocupan los primeros puestos en las listas de ventas.

- Este es un mes muy particular para los comerciantes ya que los trabajadores perciben el aguinaldo, ¿Se nota entonces un mayor movimiento?

- Con relación a julio del año pasado las ventas, hasta el momento, han superado por poco las efectuadas el año pasado. Lo que hace que las personas efectivicen sus compras son las facilidades que se les ofrece. Tenés muchos planes con tarjetas, de créditos personales, planes hasta en 15 cuotas sin interés. La financiación ayuda mucho ya que el 80% de los compradores pagan sus productos a través de la financiación.

- ¿Qué opinión les merece la aplicación de las medidas sanitarias y cómo se cuidan ustedes los trabajadores?

- Me parece que el establecimiento de las medidas sirvieron para evitar el contagio y que el virus se propague. Nuestro local es grande y por lo general las personas que ingresan se distribuyen en distintos espacios por eso no se advierte aglomeración. Nosotros dejamos la puerta abierta para que el lugar esté aireado, las chicas de la caja y los vendedores en general se lavan las manos asiduamente y se pasan alcohol en gel. Hacemos mucho hincapié en la higiene del local por eso mantenemos la limpieza. Con los recaudos que tomamos tratamos en cierta manera de colaborar con lo dispuesto por el Ejecutivo a fin de que no se propague la enfermedad.

Sector indumentaria: Afectado

Para la indumentaria esta época es clave porque es cuando los comerciantes ganan efectivo para financiar la temporada de primavera–verano. Los pronósticos que hacen los propietarios de los negocios no son muy alentadores ya que perciben una desaceleración constante, que en los últimos días tendió a bajar aun más.

De acuerdo con lo expuesto por Héctor Dinardo, propietario de un reconocido local de indumentaria para hombres las mermas en las ventas se vienen percibiendo desde hace algunos meses. La implementación de las medidas sanitarias agravó más esta situación y el mercado se halla muy tranquilo. No sólo se debe retribuir las bajas a las cuestiones concernientes con la influenza A sino que la crisis económica se ha instalado. Esto genera retracción ya que ante la duda las personas tienden a consumir lo que consideran necesario.

El Diario dialogó con la representante de una reconocida boutique quien puso de manifiesto su panorama a la que definió como preocupante: "Nosotros tenemos dos meses fuertes, el primero diciembre y el segundo julio ya que es el mes en que se cobra el aguinaldo y cuando las personas comienzan a diagramar sus vacaciones y a adquirir la ropa interior y los pijamas. Vemos que la suspensión de los viajes de egresados influyeron mucho en las ventas. Cada vez que vienen los viajantes no efectuamos pedido porque tenemos prácticamente todo el stock. Se vende pero no cómo debería venderse. Con relación al año pasado y considerando que en 2008 afectó la crisis del campo en 2009 las ventas mermaron un 70%. Si bien la emergencia sanitaria no es la única causa es la más importante".

Poco movimiento

Rodolfo Bevacqua, propietario del local "Frambuesa", también fue entrevistado por LA OPINION. Durante su comentario el comerciante señaló: "La aplicación de las medidas impactó de manera negativa porque le gente temerosa quiso evitar las aglomeraciones, hecho que produjo una reducción importante en las ventas. La zona del centro estuvo despoblada ya sea por el pánico como por la incertidumbre que existía entre los ciudadanos. Durante la semana pasada se notó muchísimo la deserción en la zona céntrica, en cambio en los inicios de esta semana la gente adquirió un poquito más de soltura y se percibe una reactivación, a esto hay que sumarle la percepción de los aguinaldos. La circulación de la gente no es la esperada porque no supera nuestra expectativas. Ya tenemos una reducción cercana al 30% con relación al año pasado, y en la última semana se produjo un vacío que deterioró aun más la situación".

Los sábados son días clave especialmente en el rubro de la indumentaria ya que la mayoría de las personas preparan su atuendo para la noche. Se puede notar que los clientes se preocupan porque comentan la situación. El tema está instalado en la sociedad. Esto hace que todos ya sea en sus casas o en los lugares de trabajos tomen las medidas preventivas que son necesarias por eso instamos a las empleadas a que se cuiden en todo momento".

En cuanto a las perspectivas el dueño del comercio expuso "que este mes es raro porque por lo general en julio hay mucho movimiento de gente ya que es el mes de las vacaciones y recibimos una gran cantidad de público. Además la percepción de los aguinaldos hace que la gente decida gastar parte de ese plus en indumentaria pero hasta el momento no hemos visto un gran movimiento y no se efectivizan las operaciones comerciales que quisiéramos".

Incertidumbre en la población

Para analizar de manera generalizada el panorama comercial LA OPINION dialogó con Fernando Latif, propietario de la cadena de perfumerías "Gotas". Durante la entrevista el comerciante confirmó que las restricciones impactaron en este sector productivo. "Calculo que las ventas bajaron un 25 ó 30% aproximadamente. La gente sale menos y por ende no hay afluencia de público en los comercios. En nuestros locales por lo general se aglutinan los clientes en cambio ahora el local está más desierto. Las bajas comenzaron a percibirse a partir del martes pasado pero debo reconocer que no en todos los locales que se ubican en diferentes zonas de la ciudad el impacto fue el mismo. En el que menos se notó fue en el negocio que se encuentra en el paseo de compras San Nicolás Norte", comentó el comerciante. A la vez que declaró: "Yo creo que cómo no hubo una política uniforme desde el principio y hubo diferencias en el accionar de cada Municipio en particular se generó una especie de duda e incertidumbre entre las personas por eso cada uno toma sus propios recaudos. Las autoridades ofrecieron recomendaciones pero hay algunos temas muy controvertidos como la utilización del barbijo. Creo que la ausencia del Gobierno nacional produjo inquietud entre los argentinos y esto hace que la gente se retraiga y se cuide por sus propios medios".

En sus declaraciones el comerciante indicó que el fin de semana se advirtió mayor movimiento aunque nota que los compradores no quieren estar mucho tiempo en los comercios. No obstante con relación a los demás sábados, que son considerados días clave para la venta, la venta mermó significativamente.

En cuanto al cuidado del personal cabe destacar que, al igual que la mayoría de los empleados, los trabajadores se lavan las manos con frecuencia, se higienizan con alcohol y se trata de ventilar el local asiduamente.

Con relación a las expectativas el comerciante señaló: "Creo que con el paso del tiempo y si perdura la cautela entre los ciudadanos se va a ir revirtiendo esta situación. Todavía estamos en la turbulencia pero vamos a salir adelante".

Comentá la nota