Medidas paliativas para el tema del agua

El municipio acordó con los vecinos medidas para mejorar la provisión de agua. También iniciaron trabajos en Cristo de Los Olivos.
Funcionarios municipales se reunieron con vecinos de los barrios San Miguel y Bajada Grande, a quienes escucharon y acordaron acciones, para paliar la falta de agua en la zona. Durante la reunión se respondieron consultas y se acordó continuar la provisión de agua potable para tanques y de botellas con agua mineral para las familias que sufren consecuencias de la baja presión del agua y la faltante, debido a la altura del barrio y las altas temperaturas.

En cuanto a las posibilidades de una real mejora en la presión de agua, se informó que en los próximos días comenzará una perforación e instalación de una bomba semi-surgente en la zona de María Auxiliadora, junto a la bomba subterránea existente en Alberdi y 10 del Oeste, para reforzar el suministro de agua en la zona.

A la espera de una solución

También los funcionarios que la solución definitiva para la distribución correcta de agua en toda la ciudad, la traerá el Plan Maestro de Agua. Para poder concretarlo, el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento llamará a licitación en marzo. Este Plan incluye la colocación de un tanque elevado en un terreno adquirido por la Municipalidad, precisamente en Bajada Grande.

En barrio Cristo de los Olivos

También la Supervisión de Servicios del municipio comenzó los trabajos preliminares para el tendido de 240 metros de cañería que será empalmada con la red de agua y el tanque elevado del barrio Cristo de los Olivos.

Comienza así la colocación de la infraestructura necesaria para mejorar la provisión de agua en este barrio y alrededores, a partir de una fuente subterránea existente en un predio particular.

La Municipalidad firmó un convenio firmado con el propietario del predio, para el uso de un pozo existente y otro en base a una nueva perforación que realizará el Municipio en el lugar. También se colocará una segunda bomba y se harán las conexiones necesarias, para conectar estos pozos a la red, previéndose optimizar las instalaciones a través de una estructura y tanque de 18.000 litros. Estas instalaciones se suman a las ya existentes: un pozo encamisado en funcionamiento, a más de 100 metros de profundidad (lo que asegura la calidad del agua), con tubos de acero inoxidable.El Municipio podrá utilizar tanto la estructura que comenzó a ejecutarse como la ya existente.

Comentá la nota