Medidas de fuerza de Salud Ocupacional.

Profesionales de la Dirección de Salud Ocupacional dependiente del Consejo Provincial de Educación (CPE) resolvieron tomar medidas de fuerza, habida cuenta que no cobraron sus haberes de enero y febrero, y que siguen prestando funciones sin tener contrato, ya que venció el 31 de diciembre pasado y aún no fue renovado.
Neuquén > Profesionales de la Dirección de Salud Ocupacional dependiente del Consejo Provincial de Educación (CPE) resolvieron tomar medidas de fuerza, habida cuenta que no cobraron sus haberes de enero y febrero, y que siguen prestando funciones sin tener contrato, ya que venció el 31 de diciembre pasado y aún no fue renovado.

Así lo informó Virginia Cárdenas, médica, quien precisó que están con retención de tareas desde fines de febrero y que la situación afecta a siete profesionales (cuatro médicos y tres psicólogos). “No estamos exigiendo un aumento de sueldo ni el pase a planta permanente. Sólo pedimos que nos paguen lo que trabajamos”, manifestó.

El secretario de organización de ATE, Marcelo Romero, también se expresó en la misma línea y denunció que esta situación afecta a no menos de 600 trabajadores que quedan sin cobertura, porque las juntas médicas no se están realizando, tras la medida de fuerza que tomaron los profesionales a fines del mes pasado.

Romero añadió que los suplentes de trabajadores con licencia -médica o psicológica- también están en condiciones irregulares ya que “no saben si van a seguir trabajando”, hasta tanto la asesoría médica no retome sus tareas. Esto es, avaluar los tratamientos médicos a corto y largo plazo.

Sin embargo, Cárdenas advirtió que, con anterioridad a la medida de fuerza, las juntas médicas que se realizaron fueron irregulares. Es que los profesionales evaluaron si el paciente estaba en condiciones de volver al trabajo, pero sin contrato y por el término de casi dos meses.

“Hay una irregularidad manifiesta por parte del gobierno provincial al no darle continuidad laboral a quienes tienen la responsabilidad de hacer juntas médicas, dictaminar el alta de un trabajador en tratamiento médico”, sostuvo Romero.

Los profesionales cobran $2.100 y realizan en promedio 60 juntas médicas diarias. Por tanto, Cárdenas evaluó que el CPE se ahorraría más dinero de lo que les tiene que pagar por cada alta que ellos otorgan a los trabajadores de la Educación. Y aseguró que no claudicarán hasta que el CPE les pague lo que les adeuda.

Comentá la nota