Las medidas de EE.UU. afectarían a la Argentina.

Se prevé un impacto en el sector siderúrgico.
El "compre estadounidense" puede impulsar una ola de proteccionismo en todo el mundo, según advierten fuentes oficiales argentinas. "Si Estados Unidos hace eso, ¿qué se puede esperar de los demás? Empezará el «sálvese quien pueda»", anticiparon en la Cancillería en un análisis preliminar, poco antes de que la cláusula fuera aprobada, aunque en una versión más moderada, en la Cámara de Representantes.

El "compre estadounidense" establece que ganarán las licitaciones las firmas norteamericanas que se presenten para proveer materiales al plan de infraestructura del presidente Barack Obama aunque ofrezcan precios 25% superiores a la mejor oferta.

Pero en el proyecto, que más tarde logró también un acuerdo tentativo en el Senado, se agregó a último momento la aclaración de que Estados Unidos respetará los acuerdos internacionales que ha firmado sobre compras gubernamentales, es decir, el del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés) y un convenio plurilateral específico que 39 países firmaron en la OMC.

Esas 39 naciones son todas desarrolladas. Ni la Argentina ni los demás países en desarrollo lo rubricaron porque siempre consideraron que implicaba una concesión sin conseguir una ventaja que sus empresas pudieran aprovechar ni ninguna cesión en el anhelado mercado agrícola.

Es decir que Estados Unidos privilegiará a sus empresas en las licitaciones, en perjuicio de las compañías de los países que no firmaron el acuerdo de la OMC (que entró en vigor en 1996). Los firmantes, que quedaron resguardados del "compre estadounidense", son Canadá, los 27 países de la UE, Hong Kong (región administrativa especial de China), Islandia, Israel, Japón, Corea del Sur, Liechtenstein, Aruba, Noruega, Singapur y Suiza.

La Argentina sólo aparece como observadora del acuerdo de compras gubernamentales de la OMC, al igual que otras 18 naciones.

Es decir, que el país, sobre todo sus siderúrgicas (el único sector que sería afectado), quedará en desventaja no sólo respecto de las firmas norteamericanas sino también de las de una buena cantidad de países desarrollados.

El "compre estadounidense" también será más proteccionista de lo previsto porque en un comienzo se preveía que las empresas norteamericanas iban a poder ofertar hasta un 6% más que sus competidoras en las licitaciones, pero finalmente la brecha llegará al 25%.

De todos modos, el presidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla, observó que aún falta que una comisión del Capitolio dé la redacción definitiva de la ley del paquete fiscal, que incluye la cláusula de "compre estadounidense", y que el Ejecutivo la reglamente.

No sólo Estados Unidos aplica medidas proteccionistas. Apenas estalló la crisis financiera internacional, en octubre pasado, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner reaccionó con una serie de restricciones a importaciones, orientadas sobre todo contra las de China.

Poco después, la Presidenta y los otros líderes del G-20 prometieron que no recurrirían al proteccionismo como solución a la crisis global.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradia, ha justificado a los países "periféricos" que tomen algunas medidas proteccionistas, pero opinó que son las naciones "centrales" las que deben dar el ejemplo y no frenar el comercio mundial.

Comentá la nota