Es una medida de fondo

Por Abraham Gak.

La designación de Marcó del Pont es acertada. Como diputada avanzó mucho en un proyecto de modificación de la carta orgánica del Banco Central.

Tengo la mejor de las opiniones de Mercedes Marcó del Pont desde el punto de vista intelectual. Me parece una designación muy acertada. Como diputada avanzó mucho en un proyecto de modificación de la carta orgánica del Banco Central, una propuesta que discutimos a fondo en el Grupo Fénix y que motivó un documento de apoyo de nuestra parte. Esa modificación apuntaba a aumentar los objetivos y las funciones del Central, hacia áreas como el desarrollo y el empleo, y no sólo acotarlo a la política antiinflacionaria. Y por otro, exponía la necesidad de un mecanismo de coordinación entre la labor económica del Gobierno con el Banco Central para generar políticas coincidentes, como sucede en Brasil, donde hay un comité especial en ese sentido. La designación de Marcó del Pont como presidenta es una deicisión política por parte del Gobierno. Va a avanzar en la modificación de la Carta Orgánica para romper con la clásica definición de un Central absolutamente independiente de la política económica del gobierno de turno. No se trata de un problema coyuntural sino de la necesidad de ir a una modificación de fondo para ir rompiendo una estructura que acompañó las concepciones neoliberales en las que el Central se convertía en un aliado de los intereses financieros, tanto nacionales como internacionales. Una reforma de esas características, acompañada por una nueva ley de entidades financieras, permitirá orientar el crédito hacia políticas de desarrollo, de financiamiento al sector productivo.

*Economista miembro del Grupo Fénix.

Comentá la nota