LA MEDIDA CUMPLIO AYER 7 DIAS Por la toma, extienden las clases en el Nacional Buenos Aires

La rectora resolvió que por cada día perdido se agregará otro en diciembre
Los estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires decidieron continuar con la toma que ayer cumplió siete días, a pesar del anuncio de la rectora, Virginia González Gass, de extender el ciclo lectivo por cada día que dure la protesta. De implementarse la medida, hasta ahora las clases finalizarían el 7 de diciembre.

La novedad llegó después de que González Gass se reuniera en el Rectorado de la UBA con el secretario general, Carlos Más Velez, y con la secretaria académica, Edith Litwin. "Cada día de clase perdido será recuperado en el mes de diciembre y como consecuencia de ello se reprogramará el resto del calendario académico. También se reprogramarán los exámenes previos y regulares", dice el texto del anuncio oficial.

"Acompañamos las decisiones de la rectora. Lo que hizo fue hacer cumplir el reglamento, y consideramos que es totalmente desmedida la reacción de los alumnos. Nadie tiene su cursada en peligro", dijeron fuentes del Rectorado.

Mientras en el colegio se mantenía la toma, un grupo de alumnos marchó al Rectorado de la UBA, en Viamonte 444 –y coincidió con la rectora–, para pedir la revisión de las medidas disciplinarias impuestas a 12 alumnos, el origen de este conflicto.

Todos ellos asistieron el 16 de setiembre a la marcha por el aniversario de "La noche de los lápices". Once recibieron 10 amonestaciones por haber dado el presente en el colegio y no haber regresado. El alumno restante volvió y fue sancionado con cinco amonestaciones. Los estudiantes exigen que las medidas queden sin efecto.

Dos graduados, que actualmente son preceptores del colegio, le dijeron a Clarín: "Es un grupo mínimo el que mantiene la toma. A esta altura, ya es un capricho. Entre los que participan hay varios que empiezan a dudar y quieren volver a clases".

Sobre la medida anunciada por González Gass, se recogieron opiniones diferentes. "No estamos de acuerdo. Esta decisión de extender las clases es una manera de meter a los docentes en el conflicto y de reducir los plazos de los estudiantes para presentarse a exámenes y materias previas", dijo Alejandro Bustamante, alumno de 5° año que participa de la toma.

También de 5°, Santiago Barbeito sostuvo: "Está bien que se extiendan las clases porque se perdieron muchos días. Lo que me preocupa es que muchos van a tener poco tiempo para estudiar y rendir exámenes".

A lo largo del día, la rectora reiteró que las sanciones "no se van a sacar". Y dijo que "no puede haber diálogo en condiciones de toma. Hay cuerpos colegiados dentro del establecimiento encargados de revisar esta situación".

Se refería al Consejo Resolutivo, el órgano de cogobierno del colegio, formado por ocho profesores, cuatro alumnos y dos graduados. Los asambleístas, justamente, se movieron ayer para lograr que el Resolutivo se reúna hoy, haciendo una tregua en la toma, pero sin levantarla. Habían logrado el apoyo de un consejero del claustro de profesores pero al cierre de esta edición no habían podido avanzar más de ahí.

González Gass recibe también el embate de los profesores nucleados en la Asociación Docente, que se oponen al manejo que la rectora hizo de la crisis y critican su manera inconsulta de manejarse. Ellos convocaron para hoy a las 8.30 a una asamblea "exclusivamente de docentes, con el objeto de abrir canales de diálogo y encontrar una solución al conflicto". Y agregaron: "Iniciaremos gestiones para reunirnos en la Sala de Profesores, nuestro ámbito natural".

Comentá la nota