El PE y los médicos retomaron el diálogo, pero el conflicto

Tal como se presagiaba, el Gobierno no llevó una oferta salarial superadora a la audiencia realizada ayer con los autoconvocados de la sanidad y el arzobispo Luis Villalba.
"El resultado de la reunión no fue muy positivo. Los funcionarios no llegaron con una nueva oferta, sino que nos pidieron que respondamos al ofrecimiento realizado en la última audiencia (el 15 de septiembre), que consistía en un irrisorio aumento de 20 pesos en la base de cálculo, como si no supieran cuál es nuestra postura".

Con esa frase, Estela Di Cola, referente de los autoconvocados de la sanidad, resumió a EL SIGLO el desenlace que tuvo la audiencia que el sector mantuvo ayer con los ministros de Economía, Jorge Jiménez, de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Salud, Pablo Yedlin, en el marco de la mediación encarada por el arzobispo Luis Villalba.

Durante la reunión, que se extendió entre las 15.15 y las 16.30 y tuvo lugar en la sede del Arzobispado, los profesionales acercaron a los funcionarios una propuesta por escrito, la cual será estudiada en los próximos días por el Gobierno. Se acordó realizar una nueva audiencia el próximo jueves, en el mismo escenario, oportunidad en la que el Ejecutivo deberá llevar una respuesta.

Sigue el paro

Mientras tanto, los profesionales mantendrán el paro por tiempo indefinido, con asistencia a los lugares de trabajo, aunque manteniendo firme la decisión de no atender los consultorios de especialidades ni realizar cirugías programadas.

Para determinar si se endurecerán o no las medidas de fuerza, delegados de todos los hospitales y CAPS de la provincia realizarán hoy, a las 13.00, una asamblea en la sede del Area Operativa Centro, ubicada en avenida Colón 83, donde se transmitirá a las bases el resultado de la audiencia realizada ayer. "Vamos definir democráticamente los pasos a seguir, pero es seguro que el paro por tiempo indefinido no se levantará, porque no hubo ningún tipo de oferta superadora y se avanzó muy poco para tratar de resolver el conflicto", advirtió Di Cola.

La referente de los autoconvocados admitió que "hay mucho malestar y los delegados de algunos hospitales plantean endurecer la protesta, porque, hasta el momento, lo único concreto que hay por parte del Gobierno en este conflicto es la política de realizar descuentos de haberes".

Respecto a ese último punto, Villalba, quien es acompañado en la misión mediadora por el vicario general de la Arquidiócesis, Melitón Chávez, pidió a las autoridades que estudien la posibilidad de restituir los montos descontados a los profesionales de la salud por los días no trabajados durante el conflicto.

"Los funcionarios contestaron que no se puede restituir los fondos quitados por los días de paro sin asistencia a los puestos de trabajo, aunque quedaron en revisar el tema de los descuentos por los quites de colaboración", aclaró la médica del hospital de Niños.

Contraoferta

Entre otros puntos, los profesionales plantearon ayer que están dispuestos a aceptar un incremento salarial escalonado, siempre y cuando haya un piso inicial de 100 pesos de aumento en la base de cálculo, hoy establecida en 250 pesos, y se siga discutiendo una mejora progresiva para elevar ese ítem a 500 pesos antes de marzo de 2010. Como alternativa, propusieron a los ministros que, en caso de que el PE ofrezca la próxima semana un aumento inferior al mencionado, se avance con la titularización de los más de 5 mil trabajadores que prestan funciones como contratados y monotributistas. "Si hay respuesta a alguna de esas propuestas y se ve un compromiso firme de establecer una mejora salarial que respete la carrera sanitaria, se podría destrabar el conflicto. El Gobierno dice que no hay plata, pero nosotros creemos que no es así. Ahora, todo queda en manos del Ejecutivo", explicó Di Cola.

Optimismo oficial

Mucho más optimista se mostró el ministro Yedlin, quien consideró que la reunión de ayer "fue muy positiva, porque si bien no se solucionó el conflicto, sirve para ir avanzando en el diálogo y buscar una solución posible".

El titular de la cartera sanitaria dijo que el Ejecutivo reiteró el ofrecimiento de un aumento del 8 por ciento (20 pesos) en la base de cálculo; el pago del ítem Responsabilidad Médica para todos los niveles profesionales y el pase a planta permanente de 1500 contratados, según antigüedad y desempeño.

"En líneas generales, ellos (por los autoconvocados de la salud) están pidiendo más, pero entienden también que las posibilidades son limitadas y, me parece, que hemos avanzado en aumentar la confianza mutua, que es el paso fundamental para resolver el conflicto", aclaró.

Yedlin confirmó que el Gobierno insistió con el reclamo "para que se levanten las medidas de fuerzas a los fines de facilitar el diálogo, pero los autoconvocados respondieron que eso será definido en la asamblea de este mediodía con la participación de los demás integrantes del sector".

El Ministro de Salud dijo que "ahora nosotros también tenemos que hacer cálculos sobre algunas propuestas".

"Más plata no tenemos", había adelantado Alperovich antes de la reunión

Ayer por la mañana, horas antes de que se produzca la reunión entre sus ministros y los autoconvocados de la salud en el Arzobispado, el gobernador José Alperovich ya había dejado entrever que no habría una oferta salarial superadora para el sector.

"Más plata no tenemos, si pudiera pagarle el doble a todo el mundo sería el primero que lo haría, sé que la plata no alcanza; pero también no quiero volver al Tucumán de los bonos, al Tucumán donde no se pagaban los sueldos, el Tucumán a donde se despedía personal, donde no había salud, educación, ningún tucumano quiere volver a eso", había argumentado, en declaraciones a la prensa.

Además, el titular del PE ratificó su decisión de realizar descuentos de haberes contra los profesionales por los días no trabajados, medida que fue avalada por la Justicia, que rechazó un amparo que habían presentado los huelguistas.

"Hace seis años digo lo mismo: Todo el mundo tiene derecho a protestar porque eso es parte de la democracia, y está bien que protesten. Ahora, la persona que no trabaja no cobra; no tiene nada que ver la protesta, porque cuando uno no da una contraprestación no tiene derecho a cobrar, no se puede no trabajar y querer ganar", disparó Alperovich, quien insistió en que "hay que preservar el presupuesto, porque no hay plata".

Comentá la nota