Los médicos rechazaron la oferta del PE y sigue el conflicto

Como era de esperarse, los autoconvocados desecharon "por inadmisible" el ofrecimiento de un aumento de 20 pesos en la base de cálculo salarial.
¡Rechazo!. Esa fue la voz unánime, que retumbó en las paredes del Hospital Centro de Salud, donde los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad se reunieron ayer para evaluar la "pobre" oferta salarial que el ministro Pablo Yedlin había elevado el miércoles.

Lejos de calmar los ánimos, la propuesta del Gobierno de otorgar un aumento de 20 pesos en la base de cálculo salarial, a partir de una merma del ítem Responsabilidad Médica, (200 pesos recientemente otorgados que sólo beneficiaba a los galenos), terminó "removiendo el avispero".

Tras deliberar durante más de tres horas, los delegados de los hospitales y CAPS de toda la provincia rechazaron unánimemente, por "inadmisible", la propuesta del Gobierno, que también incluía un compromiso para avanzar con la titularización de 1.000 contratados antes de fin de año.

Contraoferta

Como contraoferta, los autoconvocados de la sanidad exigen que el aumento en la base de cálculos sea del 100 por ciento, llevándola de los actuales 250 pesos a 500 pesos, sin distinciones de categorías.

Además, reclaman se disponga el pase a planta permanente a 3.000 contratados, antes de fin de año, y de otros 2.215 en 2010, y que sean dejados sin efecto los descuentos de haberes y sanciones administrativas dispuestas por las autoridades como represalia por los días no trabajados durante las jornadas de protesta. También impusieron, como condición para sentarse a dialogar nuevamente con el ministro de Salud Yedlin, "que las dos enfermeras que murieron por la gripe A sean nombradas en planta permanente post mortem, para que sus familias puedan recibir la pensión correspondiente", según explicó a EL SIGLO Estela Di Cola, referente de los autoconvocados.

La médica señaló que también reclaman a las autoridades "una fecha concreta sobre el inicio de los trámites por el pago del ítem por Insalubridad y del 82 por ciento móvil para los jubilados. Además, pedimos que la precariedad laboral se vaya resolviendo, comenzando con los trabajadores del Plan Nacer, los contratados y los monotributistas", añadió.

Di Cola informó que junto a sus pares decidieron mantener los quites de colaboración en los hospitales y CAPS de toda la provincia y emplazaron al Gobierno hasta el próximo lunes, "para que de una respuesta a esos planteos. Si hasta entonces no hay una propuesta del Gobierno que conforme las expectativas del sector, se convocará a un nuevo paro de actividades por 72 horas, sin asistencia a los lugares de trabajo, para el martes, miércoles y jueves de la próxima semana", advirtió.

La profesional señaló que en la asamblea interhospitalaria de ayer también definieron que, de no mediar una solución al conflicto, acompañarán la huelga de tres días "con otra 'marcha blanca' a la plaza Independencia, que se concretaría el próximo miércoles".

Crece el malestar

La vocera de los profesionales de la sanidad admitió que "la propuesta del Gobierno no hizo más que agravar el conflicto. La gente está muy enojada y siente que el Gobierno se está burlando, debido a que con ese insignificante aumento de 20 pesos en la base de cálculos, solamente algunos iban a recibir una mejora mínima en sus ingresos, mientras que los médicos iban a terminar perdiendo plata", precisó.

Di Cola agregó que "también generó mucho malestar el hecho de que, después de reunirse con los autoconocados y ofrecer el pase a planta permanente de 1.000 contratados, el ministro Yedlin le haya prometido a los gremios de ATSA, AME y SUMAR que ese beneficio sea para 1.500 trabajadores contratados".

En este sentido, sugirió a las autoridades que "si quieren seguir priorizando la negociación con los gremios, que lo hagan", aunque aclaró que "eso no cambiará para nada la situación ni el ánimo de los médicos y empleados de la sanidad. No se están dando cuenta de que se les está incendiando la provincia", sentenció.

Los asambleístas no descartaron iniciar un paro por tiempo indeterminado, en caso de que no haya respuestas a sus planteos.

En tanto, anunciaron que hoy, a las 10.00, marcharán en solidaridad de dos trabajadores del Instituto de Maternidad, que prestaban funciones en el marco del Plan Nacer, quienes fueron sancionados por el gobierno provincial.

Alperovich dijo que no puede dar un aumento superior al propuesto

Horas antes de que los médicos y empleados de la sanidad confirmaran su rechazo al ofrecimiento salarial del Poder Ejecutivo, el gobernador José Alperovich había advertido ayer que esa era la mejor oferta que el Estado puede realizar. "La provincia no tiene dinero y si se da otro aumento (a la sanidad), los otros gremios también están esperando otro incremento y no podría pagar los sueldos", justificó.

Sobre el mismo punto, se preguntó "qué pasaría si en Tucumán no podemos pagar los sueldos", a lo cual respondió "peligraría la paz social y volvería lo que pasó en otros gobiernos y los tucumanos quieren seguir en tranquilidad. Siempre digo que cuando se aumentan los sueldos es mejor, pero el límite es que no hay dinero", argumentó.

Además, el titular del Poder Ejecutivo reivindicó la propuesta para establecer un aumento de 20 pesos en la base de cálculo salarial de la sanidad, a partir de un descuento del ítem Responsabilidad Médica, que consiste en 200 pesos otorgados recientemente y que solamente beneficia a los galenos. "De lo que ellos ganaron en el último aumento, de esos 200 pesos, se sacan 20 pesos para el básico y nadie gana menos de lo que ganaba", precisó y admitió que "al Estado provincial (esa mejora) le cuesta muy poca plata".

Para finalizar, Alperovich reiteró que "la Provincia está abierta al diálogo" para superar el conflicto de la sanidad, que lleva cinco semanas, al tiempo que agradeció "el trabajo de los médicos, de los enfermeros, porque uno puede hacer muchos edificios pero lo que cambian son los recursos humanos", reflexionó.

Comentá la nota