Médicos ratificaron el plan de lucha, aunque piden dialogar

En asamblea, los autoconvocados de la sanidad decidieron solicitar al arzobispo Luis Villalba que siga mediando en el conflicto y vuelva a convocar al diálogo con el Gobierno.

Los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad entienden que, tras la multitudinaria movilización con la que el sector expresó sus reclamos salariales el último miércoles, ahora la palabra la tiene el Gobierno.

Tal como había adelantado EL SIGLO en su edición de ayer, los profesionales decidieron remitir una nota al arzobispo Luis Villalba solicitándole que retome la mediación en el conflicto y convoque a una nueva reunión con el Poder Ejecutivo, a la espera de surja un ofrecimiento superior al rechazado hace dos semanas.

Esa fue una de las principales decisiones adoptadas en una asamblea realizada ayer por la tarde en el hospital Avellaneda, de la cual participaron delegados de los centros de salud de toda la provincia. "Se enviará una nota a monseñor Villalba, explicándole por qué se rechazo la anterior propuesta del Gobierno y pidiéndole que llame a una nueva reunión con las autoridades, pero dejando en claro que tiene que haber una oferta superadora", explicó a este diario Gustavo Arquez, vocero del sector.

Sobre el mismo tema, aclaró que los autoconvocados de la salud no resignarán los planteos plasmados en la contraoferta que realizaron tras rechazar la propuesta oficial, exigiendo un incremento del 100 por ciento en la base utilizada para establecer el salario básico del sector, elevándola de 250 a 500 pesos, la inmediata titularización del personal contratado y el pago del ítem por Insalubridad, entre otras reivindicaciones.

Sigue el paro

En el plenario de ayer los médicos ratificaron la continuidad del paro por tiempo indefinido, con asistencia a los lugares de trabajo, aunque manteniendo firme la decisión de no atender en los consultorios externos ni realizar cirugías programadas, a excepción de las que revistan urgencias.

Además, confirmaron que el próximo lunes realizarán una movilización en la ciudad de Aguilares, a partir de las 11.00, con la presencia de delegados de distintos hospitales y CAPS de toda la provincia.

Arquez advirtió que en la asamblea de ayer recibieron "un informe alarmante, sobre la intención del legislador Sergio Mansilla (oriundo de esa localidad) de convocar para ese mismo día y a la misma hora una contramarcha, con gente pagada por el Gobierno, para contrarrestar la protesta de la sanidad. Entendemos que esta es una provocación, pero de todos modos vamos a acompañar a los compañeros del hospital de Aguilares", acotó.

Otra de las medidas de acción resuelta ayer por los autoconvocados es la convocatoria a una nueva "marcha blanca" a la plaza Independencia para el próximo miércoles, a las 11.00. "Ese día, el paro será sin asistencia a los lugares de trabajo, para facilitar la participación de todos los trabajadores de la sanidad en la movilización", precisó Arquez.

Por otro lado, el sector decidió formular un pedido por escrito a la CGT y a la CTA para que convoquen el miércoles venidero a un paro de actividades en todas las reparticiones públicas "para que los estatales a pleno se sumen a la marcha blanca en la plaza", indicó el vocero de los autoconvocados.

Agregó que en la asamblea de ayer también se resolvió designar una comisión, integrada por los médicos Jorge Ramacciotti, Adriana Bueno y Estela Di Cola, que viajará hoy a la Capital Federal "para conseguir el apoyo de diputados y senadores y difundir la grave situación sanitaria de la provincia en los medios nacionales. Además, los delegados que viajarán a Buenos Aires tienen previsto tomar contacto con dirigentes del FESPROSA para que convoquen próximamente a un nuevo paro, pero esta ves sin asistencia a los lugares de trabajo, para acompañar la lucha de la sanidad en Tucumán", concluyó.

Comentá la nota