Los médicos no pudieron instalar la carpa; igual protestaron

La Policía impidió ayer que los autoconvocados de la salud acampen en la plaza Independencia. De todos modos, instalaron una mesa informativa donde recolectaron firmas e invitaron.

En el Día de Sanidad, los médicos y empleados autoconvocados de la salud dejaron ayer de lado los habituales festejos y agasajos para protagonizar una nueva jornada de protesta, en el marco del plan de lucha que iniciaron hace siete semanas, en reclamo de reivindicaciones salariales y laborales.

Pese a que se trató de una jornada no laborable, los trabajadores de los hospitales y CAPS de toda la provincia concretaron distintas actividades para sostener sus planteos.

El personal del hospital Padilla, protagonizó un "abrazo simbólico" al edificio, con distintivos y globos negros, "en señal de luto por la crisis que atraviesa la salud pública en Tucumán", según explicó Jorge Ramacciotti, delegado del nosocomio. Además, por la mañana, los médicos del principal centro de salud de Tucumán participaron de una misa en la capilla del edificio.

En el resto de los hospitales, hubo asambleas y cortes de calle.

La Policía impidió el "acampe"

Los autoconvocados no pudieron instalar una "carpa blanca" en la plaza Independencia, donde tenían la intención de acampar a la espera de la "marcha negra" convocada para mañana, a partir de las 11.00, en el marco de un paro nacional que tendrá como eje central la adhesión a la lucha de sanidad tucumana.

Al llegar al paseo ubicado frente a la Casa de Gobierno, cerca del mediodía, un importante operativo policial esperaba a los galenos, para impedir que cumplan con su cometido. Los uniformados explicaron a los manifestantes que existe una ordenanza municipal que impide la ocupación de los espacios públicos.

Finalmente, los autoconvocados debieron conformarse con la instalación de una "mesa informativa" en la Plaza, donde durante todo el día recolectaron firmas de adhesión y entregaron panfletos a la comunidad, explicando sus reclamos e invitando a participar de la movilización de mañana, actividad que retomarán hoy, a primera hora.

Curiosamente, minutos antes de que la Policía impida que los médicos instalen la "carpa blanca" en la plaza Independencia, el gobernador José Alperovich había sugerido que se iba a permitir esa modalidad de protesta. "Estamos en democracia, cada uno tiene derecho a protestar, a hacer sentir su malestar, el Gobierno también hace lo suyo. No hay que agredir", había expresado a la prensa el Mandatario.

Valiéndose de los dichos de Alperovich, los autoconvocados intentaron convencer a los policías para instalarse en la plaza, pero todo fue en vano. "Nosotros insistimos en que la plaza es lugar público y que, en todo caso, habría que modificar ordenanzas y normas propias de la época de la dictadura militar y que impiden la expresión popular", expresó el psicólogo Braulio Fanlo, delegado del hospital Avellaneda.

A su turno, Gustavo Arquez, referente de los autoconvocados, se lamentó "por el doble discurso de Alperovich, que primero habla de la democracia y la libertad para protestar y expresarse, pero después nos manda a la infantería para intimidar. No queremos generar ninguna situación violenta, a pesar de las provocaciones, y hacemos responsable al Gobierno de cualquier situación que atente contra la integridad de quienes participarán de la movilización de este miércoles", agregó. A propósito de la "marcha negra" de mañana, en el marco de un paro nacional convocado por la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), el galeno informó que, junto a dirigentes de esa entidad, "llegarán a Tucumán delegados de la salud de la Capital Federal, Rosario, Jujuy, Santiago del Estero y Córdoba".

Marcha en Alberdi

Uno de los actos centrales de la jornada de protesta que protagonizó ayer la sanidad tuvo lugar en la ciudad de Juan Bautista Alberdi, donde médicos y empleados de distintos hospitales y CAPS del Sur provincial, y también de la Capital, realizaron una multitudinaria movilización. "Fue una gran marcha blanca, donde recibimos grandes demostraciones de afecto de parte de la comunidad", comentó Estela Di Cola, vocera de los autoconvocados, quien participó de la movilización.

Por otro lado, Di Cola informó que antes del fin de semana terminarán de delinear "una nueva contrapropuesta salarial, que no diferirá demasiado de las anteriores y será remitida al Gobierno y al Arzobispado para que se convoque a una nueva reunión para los próximos días".

Como se recordará, la última oferta realizada por el Ejecutivo, y que fue rechazada por los autoconvocados, preveía un aumento de 20 pesos en la base de cálculo salarial, elevándola de 250 a 270 pesos. En cambio, el sector planteo que el incremento del 100 por ciento, para que llegue a 500 pesos. También exigen la titularización de 3 mil contratados antes de fin de año, el 82 por ciento móvil jubilatorio y el pago del ítem Insalubridad.

Comentá la nota