Médicos y el Gobierno cruzan amenazas y se viene otro paro

Si hasta hoy no hay una respuesta favorable a sus reclamos salariales, los médicos y empleados de la sanidad amenazan con ir a un paro por 72 horas entre mañana y el jueves.

Hoy vence el ultimátum de 48 horas hábiles dispuesto el último jueves por los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad para que el Gobierno responda a sus exigencias salariales.

Las posibilidades de que se produzca un acercamiento de última hora entre las partes parecen nulas y el conflicto, que ingresa en su sexta semana, podría agravarse con un nuevo paro de actividades, esta vez por 72 horas, que se concretaría entre mañana y el jueves. Además, los profesionales adelantaron que, de concretar la medida de fuerza, que será definida este mediodía, durante una asamblea, en el Centro de Salud, realizarán otra "marcha blanca" a la plaza Independencia, el miércoles, a partir de las 11.00.

Como se recordará, el jueves pasado el sector rechazó un "pobre" ofrecimiento del Poder Ejecutivo que contemplaba un aumento de 20 pesos en la base de cálculo salarial (a partir de un descuento en el ítem Responsabilidad Médica, que perciben sólo los médicos), además de la titularización de 1.500 contratados hasta fin de año.

Ese mismo día, los autoconvocados de la sanidad elevaron una contrapropuesta, reclamando que el aumento en la base de cálculos sea del 100 por ciento, llevándola de los actuales 250 pesos a 500 pesos, y que sean 3.000 los beneficiados con el pase a planta permanente hasta diciembre próximo.

Además, exhortaron a dejar sin efecto los descuento de sueldos dispuestos por el Gobierno en represalia por los días no trabajados, fruto de los paros y quites de colaboración. También pidieron que dos enfermeras recientemente fallecidas, como consecuencia de la gripe A, sean nombradas, post mortem, en la planta permanente del Estado, para que sus familias puedan cobrar una pensión.

Los autoconvocados emplazaron a las autoridades para que, en dos días hábiles (entre el viernes y hoy), respondan a esos planteos, bajo amenaza de realizar una huelga por tres días, medida que, aparentemente, se concretará.

La respuesta oficial

En tanto, desde el Gobierno insisten en que la Provincia no cuenta con fondos suficientes para afrontar esos reclamos, en especial el del aumento del 100 por ciento en la base de cálculo salarial, al tiempo que reclaman a los médicos que dejen sin efecto las medidas de fuerza y "vuelvan a la legalidad" para sentarse dialogar.

"Vuelvan a la legalidad". Mitad reclamo, mitad amenaza, ese fue el mensaje que enviaron a los autoconvocados, el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, el último sábado, y el titular de la cartera sanitaria, Pablo Yedlin, ayer, a través de EL SIGLO.

El discurso oficial deja entrever que, nuevamente, en los hospitales y CAPS se comenzará a hablar de descuentos de sueldos y otras sanciones administrativas contra los profesionales que se plieguen a las medidas de fuerza. Inclusive, durante el fin de semana, cobró fuerza un rumor que indica que esta semana inspectores visitarán los centros de salud para verificar quiénes cumplen con su tarea y quiénes no.

No obstante, Yedlin, quien desde hoy será acompañado por Jiménez en la difícil misión de buscar una salida al conflicto de la sanidad, prefirió ser cauteloso. "Más allá de la decisión de continuar con el diálogo después de más de un mes y medio de conflicto, es necesario devolverle el servicio a la sociedad y que el reclamo se canalice dentro de la legalidad. Por eso, desde el Ministerio vamos a hacer todo lo que sea necesario para que vuelva cuanto antes la atención a los hospitales", expresó.

Respecto a cómo buscará el Ejecutivo que se vuelvan a prestar los servicios en los centros de salud del sector público, Yedlin dijo que "se hablará con los directores de hospitales para que, a su vez, éstos hablen con los jefes de servicios, a los efectos de que, en la medida de lo posible, se atienda todas las especialidades y comiencen a funcionar las cirugías programadas hasta que se resuelva el conflicto".

Además, el Ministro confirmó a este matutino que "no se descarta", inclusive, la posibilidad de contratar a personal del sector privado para garantizar la salud de la población. "No se puede seguir sin atención porque este tema ya lleva un mes y medio y sigue perjudicando a la gente de menos recursos, que es la que acude a los hospitales públicos", justificó.

Finalmente, Yedlin reiteró que "la Provincia no cuenta con recursos para afrontar semejante reclamo, como es el de un aumento del 100 por ciento en la base de cálculo".

Ilegalidad compartida

En réplica a los dichos de los funcionarios, la vocera de los autoconvocados, Estela Di Cola, ironizó: "Sería interesante, ya que el Gobierno llama a volver a la legalidad, que se blanqueen todas las sumas no remunerativas ni bonificables de nuestra boleta salarial, o que a los contratados eternos se les dé estabilidad laboral, así como a los transitorios, porque la legalidad debe exigirse desde los dos lados". Por último, la profesional dijo que "es difícil que haya acercamiento que permita destrabar el conflicto, cuando desde el PE sólo hay amenazas".

Comentá la nota