Los médicos son escépticos respecto al nuevo ofrecimiento

Los voceros de los autoconvocados adelantaron su rechazo a la eventual propuesta de un aumento de 50 pesos en la base de cálculo, aplicada en forma escalonada, con un monto antes de fin de año y el resto en 2010. Todavía no hay fecha para una nueva reunión con el Gobierno. Piden hablar con Alperovich.

El Gobierno terminará pagando caro el error político que cometió esta semana, en complicidad con el gremio de ATSA, al copar los hospitales públicos con la Policía para evitar el cierre simbólico de sus puertas, como habían resuelto los autoconvocados de la sanidad, en el marco del plan de lucha que llevan adelante para exigir salarios dignos y estabilidad laboral.

El viernes por la noche, durante la tercera "marcha de antorchas" que encabezaron los médicos y empleados de la salud en la plaza Independencia, cerca de 15 mil personas, sin distinción de clases ni edades, le hicieron notar al Poder Ejecutivo su equivocación.

Además, la medida oficial terminó echando por tierra la posibilidad de que los profesionales acepten un aumento de 50 pesos en la base de cálculo, como había propuesto días atrás el arzobispo Luis Villalba y que, según trascendió extraoficialmente, el Ejecutivo estaría dispuesto a conceder, aunque de forma escalonada, con un monto antes de fin de año y el resto en 2010.

"Cuando monseñor Villalba hizo la propuesta de 50 pesos en la base de cálculo estábamos dispuestos a considerarla, por respeto a su función de mediador en el conflicto. Pero, después de que desde el Gobierno militarizaron los hospitales y salieron a amedrentar a los trabajadores, en una demostración de torpeza propia a la de un elefante en un bazar, creemos que ahora están obligados a mejorar esa propuesta", advirtió Adriana Bueno, una de las referentes de los autoconvocados.

En declaraciones a EL SIGLO, la profesional aclaró que desde el sector no renunciarán "al reclamo de 100 pesos en la base de cálculo de forma inmediata y como condición para destrabar el conflicto. Esa es nuestra propuesta y la vamos a sostener. En el Gobierno sabrán cómo harán para resolver esta situación, porque son quienes tienen las herramientas para hacerlo y no los médicos", enfatizó.

Sin fecha de encuentro

Bueno admitió que aún no fueron convocados a una nueva reunión con el Poder Ejecutivo, lo cual podría concretarse entre mañana y el próximo martes.

No obstante, dejó en claro que desde el sector solamente están dispuestos a dialogar con el gobernador José Alperovich. "Queremos hablar con el Gobernador porque sus ministros están totalmente desautorizados, como quedó demostrado en todas las reuniones realizadas en el Arzobispado", lanzó la médica de Concepción, en alusión a los titulares de las carteras de Salud, Pablo Yedlin, de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Economía, Jorge Jiménez.

Finalmente, Bueno sostuvo que "el Gobierno deberá llevar a la mesa de negociación una propuesta superadora, que también contemple el tema de la Ley de Carrera Sanitaria y el de la precarización laboral que sufren miles de trabajadores contratados, transitorios y monotributistas, sobre lo cual nada se dijo en las últimas reuniones".

Rechazo anticipado

Por su parte, Estela Di Cola, otra de las voceras de los autoconvocados, adelantó que "el nuevo ofrecimiento que haría el Gobierno, como se está planteado a través de la prensa, con el otorgamiento de 50 pesos en la base de cálculo diferido en dos o tres meses, es totalmente insuficiente y será rechazado".

La médica pediatra explicó que "en dinero en el bolsillo, ese aumento que podría ofrecer el Ejecutivo significarían 260 pesos para los médicos de categoría A, mientras que para los no profesionales implicarían aproximadamente 100 pesos. Es decir, que es una cifra ridícula, que no permitirá destrabar el conflicto", resumió.

Tras aclarar que está "completamente de acuerdo" con la medida que dispone el pago de las asignaciones universales a desocupados y empleados en negro "porque es para gente que lo necesita", Di Cola comparó: "En definitiva, la gente que reciba esta ayuda del Estado, con 180 pesos por cada hijo menor de 18 años, terminará cobrando más que los médicos y demás trabajadores de la salud".

A su turno, Jorge Parajón, delegado de la Maternidad, dijo que en el sector son "cautelosos respecto a este nuevo ofrecimiento que realizaría el Gobierno, porque las mejoras de propuestas que vinieron realizando fueron vergonzosas, nunca fueron superadores y siempre se dio vueltas en torno al aumento de 20 puntos en la base de cálculos. Lo estamos tomando con cautela, porque cuando uno se quema con leche ve una vaca y llora", ironizó.

Finalmente, señaló que los autoconvocados sólo están "dispuestos a dialogar y negociar con el Gobernador y no con sus ministros, que lo único que hacen es escuchar nuestros planteos para no dar ninguna respuesta, porque el que toma las decisiones es su jefe. Para qué vamos a tener intermediarios cuando el único que puede dar respuestas es el Gobernador", argumentó Parajón.

Apoyo republicano a los galenos

Desde el Partido Republicano, expresaron su adhesión al plan de lucha que llevan adelante los autoconocados de la salud, señalando como "razonables y justos los reclamos efectuados por el sector desde hace largo tiempo y que no encuentran solución por parte del gobierno, pretextando éste la falta de fondos u ofreciendo sumas exiguas que pueden considerarse ridículas frente a los derechos vulnerados".

Los dirigentes republicanos, con el legislador José Luis Bussi a la cabeza, advirtieron que "en Tucumán, los trabajadores de la sanidad son los peores remunerados del NOA, con básicos fuera de toda razonabilidad, acompañados con sumas no remunerativas que afectan gravemente a todos los trabajadores de la salud, jubilados o por jubilarse".

Finalmente, respaldaron la mediación encarada por el Arzobispo.

"La que se va a cansar es la gente"

El titular de Pueblo Unido, Gumersindo Parajón, advirtió que si no hay una pronta solución al conflicto que enfrenta desde hace meses al Gobierno y a los autoconocados de la salud "puede generarse una grave crisis social".

En este sentido, opinó que "si no se cansan el Gobierno y los médicos por este conflicto, la que se va a cansar es la gente y eso puede traer graves consecuencias. Por eso, esta semana alguna de las partes tendrá que ceder posturas para darle una urgente solución, que es lo que pide la gente", enfatizó.

Por otro lado, el opositor opinó que la "Comisión de Salud de la Legislatura tiene que tomar cartas en el asunto para aportar una salida a esta situación". Finalmente, dijo que "el Gobierno no debe ver la respuesta a los médicos como un costo, sino como una inversión social

Comentá la nota