Los médicos definen hoy si aceptan aumentos de $ 450 a 900

Los médicos definen hoy si aceptan aumentos de $ 450 a 900
La reunión del Gobierno con los judiciales se postergó hasta el viernes.
Con una propuesta que consiste en un reconocimiento parcial del convenio colectivo del sector y un aumento en negro similar al que se acordó con otros gremios, el Gobierno está muy cerca de destrabar el conflicto que mayores dolores de cabeza le dio este año en la prestación de los servicios de salud de la provincia.

Los dos componentes sumados significan subas de entre 450 y 900 pesos de bolsillo para los profesionales médicos efectivos y alzas de entre el 10 y el 30% para los contratados, y no han tenido modificaciones sustanciales respecto de los ofrecimientos iniciales del Gobierno provincial.

Para que se alcance este entendimiento, primero deberá aprobarlo la asamblea de delegados de Ampros, lo que implica tener que aceptar un aumento en negro y un reconocimiento parcial del convenio, que modifica el reclamo inicial de subas "en blanco" y pago total del convenio independientemente del alza salarial.

El cuerpo de delegados de Ampros será convocado para esta tarde (o mañana a primera hora) ya que para el mediodía de mañana está prevista la nueva reunión paritaria en la Subsecretaría de Trabajo. Este encuentro se llevará a cabo un día antes de la finalización del plazo de conciliación obligatoria. En caso de ser necesario, la Subsecretaría de Trabajo puede disponer la ampliación de esta conciliación por cinco días más.

No obstante, la reunión de tres horas que mantuvieron ayer el Gobierno y Ampros, terminó -después de mucho tiempo- en un clima de entendimiento que permitió visualizar la cercanía de acuerdos finales entre ésta y la próxima semana.

Los miembros paritarios tanto del Gobierno como del gremio llevaron a cabo ayer infinidad de simulaciones salariales. Un eventual acuerdo pondría punto final a un conflicto salarial que involucra a 4.000 profesionales médicos, que transitó por cuatro días de huelga "contundente" en los 22 hospitales y 250 centros de salud de la provincia y que llegó a incluir el desconocimiento de una conciliación obligatoria.

La pelea judicial

El gremio de los empleados judiciales llevó a cabo ayer una marcha por las calles Patricias Mendocinas y España, entre la Legislatura, Tribunales y la Casa de Gobierno. Unas cuatrocientas personas circularon a contramano aunque dejando una vía libre para la circulación y con los habituales carteles que promueven "el bocinazo" en contra del gobernador Celso Jaque.

La reunión paritaria prevista ayer entre el gremio y el Ejecutivo fue suspendida hasta el viernes que viene a las 12. En el encuentro anterior los judiciales rechazaron una propuesta de aumento de 230 pesos no remunerativos ni bonificables. El sector judicial nuclea a unos 4.000 empleados (mil de ellos profesionales) y está a punto de convertirse en el último conflicto salarial que aún no se resuelve en el ámbito del Estado provincial.

La paritaria judicial es complicada ya que -a diferencia de la de los otros sectores estatales- es tripartita porque además del Ejecutivo y el gremio judicial, participa la Suprema Corte.

En el sindicato que conduce Carlos Ordóñez se afirma que en Tribunales existe "la mayor brecha salarial de la provincia" con "una relación de 11 a 1" entre jueces y empleados. Ordóñez denuncia -además- el riesgo de que "hacia el mes de julio esta brecha todavía se agigante más, si los sueldos de los magistrados reciben otro incremento". MS

Comentá la nota