Los médicos amenazan con tomar hospitales en Tucumán

Los médicos amenazan con tomar hospitales en Tucumán
Si no hay solución, la semana que viene vamos a profundizar las medidas de fuerza y no descartamos tomar los hospitales", advirtió un delegado de base al hablar en la concentración que los profesionales "autoconvocados" de la salud pública realizaron ayer al mediodía frente a la Casa de Gobierno tucumana.
La amenaza apuntó a condicionar el encuentro que hoy, a las 15, mantendrán dirigentes de los "autoconvocados" con tres ministros del Gobierno provincial (los de Gobierno, Economía y Salud) en el marco de un intento de mediación que había emprendido el arzobispo Luis Villalba.

Los profesionales del Sistema Provincial de Salud (Siprosa) comenzaron con sus reclamos de aumento salarial y titularización de contratados seis meses atrás y desde hace dos mantienen semiparalizados los hospitales y dispensarios de Tucumán con distintas medidas de fuerza.

El 14 de setiembre iniciaron un paro por tiempo indeterminado, que se mantiene firme a pesar de diversas contramedidas de tipo administrativo y judicial (calificadas de "persecutorias" por los profesionales) tomadas por el gobierno.

Ayer, la marcha semanal en la capital -la decimosexta que realizaron- mostró una concurrencia ligeramente menguada en relación a las dos anteriores. Sin embargo, la movilización se extendió en las últimas semanas a varias ciudades del interior provincial.

La posición del gobernador José Alperovich ha sido hasta ahora la de que no puede satisfacer las demandas de los "autoconvocados" porque la provincia "no tiene plata" y porque si les concede a ellos una mejora salarial debería hacerlo también con el resto de la administración pública.

El gobernador tucumano insiste en que la escasez de fondos le impide atender los reclamos de los trabajadores de la salud.

A lo único que accedió, en el marco de la mediación encarada por el arzobispo Villalba, fue a ofrecerles un aumento de $ 20 pesos sobre el sueldo básico. La oferta estuvo lejos de conformar a los profesionales que exigen que ese incremento sea de $ 250.

Los "autoconvocados", un movimiento de funcionamiento asambleario que actúa al margen de los sindicatos del sector, no pudieron ponerse de acuerdo en una contraoferta. Optaron, en cambio, por esperar que el gobierno lleve a la reunión de esta tarde una nueva propuesta que se aproxime a sus aspiraciones, aunque su aplicación se haga en forma escalonada en el tiempo.

Comentá la nota