Médicos accedieron al control por huella digital para evitar despidos

A fin de evitar que haya despidos por faltas injustificadas, los profesionales del Hospital Materno Infantil decidieron acceder al control en el sistema de huella digital a partir de ayer.
Así se volcó en un acta que fue elevada en horas del mediodía a los referentes de la gerencia, que se encuentra a cargo de la Fundación Santa Tecla.

El referente del Círculo Médico de Salta, y cirujano infantil de ese Hospital, José María Canelada, informó ayer que los 8 cirujanos que habían decidido que se les tome asistencia por planilla, seguirán con esa condición.

Por su parte, y según lo informado por el abogado de Santa Tecla, Ricardo Espilocín, a Nuevo Diario, se había entendido que los 17 profesionales que se negaban a este sistema de control (o sea, la totalidad de los que estaban en protesta), habrían accedido a disponer sus huellas digitales.

Esta decisión, que se llegó a tomar en la asamblea que los profesionales hicieron ayer, no revierte la determinación de la gerencia de descontar los días que registró como "ausentes", para los médicos. Estos, por su parte, desde el 28 de diciembre (día que decidieron no acceder al control mediante la huella), labraron actas con escribana pública, para dar cuenta de su presencia en el Hospital y en sus puestos de trabajo.

"Firmaron bajo protesta", dijo Canelada, tras explicar las razones por las cuales decidieron acceder a este sistema. Desmintió las supuestas agresiones que adjudicaron a los profesionales en un diario que no es este, y que se repitieron en otros medios de difusión con más detalles de una supuesta inusitada violencia.

"No hubo agresión de parte de nadie", sostuvo al explicar que la reunión que se mantuvo el miércoles pasado con el subgerente de la entidad, Luis Bertrán, fue tensa por la situación que se presentaba entre ambas partes. Sostuvo que Bertrán acusó a uno de los médicos que ingresó a esa reunión de haber participado en todos los paros, en el rechazo de la "informatización" de las historias clínicas (que Santa Tecla quería llevar a la empresa Plumada), además de decirle "con qué más" iba "a salir". "Eso parece una persecución", sostuvo el médico.

"No hay persecución", aseveró Espilocín, al señalar que en el escrito presentado hoy por la escribana pública, los profesionales hicieron algunas reservas, entre las que se indicaban esta supuesta afrenta en contra del personal.

Mientras, ahora será la Justicia la que deberá decidir sobre el amparo presentado por los profesionales que rechazan este

Comentá la nota