El médico transplantado evoluciona de manera favorable

La esposa del médico transplantado, Gabriela Sáez, reveló que su marido sufrió anoche un leve cuadro de temperatura pero se encuentra estable.

La intervención quirúrgica a Rodríguez Kissner se llevó a cabo en la Fundación Favaloro, y se extendió unas 8 horas, según informaron los familiares del paciente.

La esposa del médico destacó la llegada del órgano que hizo posible la operación y reconoció que tenían temor de que la donación no se produjera a tiempo para poder salvarle la vida a su marido.

"Teníamos miedo de que por las complicaciones, quizá Jorge no llegara al momento del trasplante. Esperábamos que este momento llegara, y al final llegó", dijo esperanzada, poco después de que finalizara la intervención en la sede de la Fundación Favaloro, en esta capital.

También señaló que en los días previos al trasplante su esposo estaba sedado y no podía hablar prácticamente con su familia, aunque ellos sí le hablaban.

A raíz de la situación por la que atravesaba, Rodríguez Kissner, de 47 años, estaba primero en la lista de emergencia nacional a la espera de un donante.

El paciente, afectado por una miocarditis viral fulminante, se había descompuesto el 12 de diciembre pasado, según comentó su esposa, y esperaba el órgano desde hacía más de 15 días.

Rodríguez Kissner es obstetra y ginecólogo y se desempeña en el Hospital Eva Perón, de la localidad bonaerense de Berazategui.

El día que se descompuso -la jornada anterior había atendido varios partos-, se levantó con dificultades respiratorias y un fuerte dolor en el pecho.

Enseguida, le pidió a su esposa que lo llevaran al hospital y allí se determinó que lo que padecía era una miocarditis de origen viral, una rara enfermedad que requirió en forma urgente el trasplante cardíaco.

Comentá la nota