Médica y paciente agredidas en el Molas

Un grupo que rompió una puerta para agredir a una paciente y una médica atacada en su consultorio fueron los dos últimos hechos de violencia en el centro asistencial. Tuvo que intervenir la policía.
Mientras la Subsecretaría de Salud promete medidas de paso para paliar la inseguridad que se vive en el hospital Lucio Molas, el martes a la noche y ayer a la madrugada ocurrieron otros dos hechos violentos en los que tuvo que intervenir la policía.

Las denuncias que se suceden sobre esta problemática dentro del centro asistencial desde hace un tiempo por parte de los trabajadores de la salud pública, los profesionales y los miembros de la Cooperadora parecen coincidir y ahora estar avalados por los hechos.

Durante la noche del martes al miércoles ingresó un herido de bala al hospital que había sido trasladado desde Villa Parque luego de una pelea familiar con su pareja. En el caso tomó intervención la Seccional Sexta. Según informaron fuentes policiales, mientras el hombre era atendido por médicos y enfermeras por la herida en uno de sus miembros, sus parientes intentaron ingresar al área de Tocoginecología donde estaba la mujer del herido para agredirla. Los violentos rompieron la puerta de esa sala y tuvo que intervenir la policía del lugar.

Hubo otra denuncia casi en forma simultánea que llegó a través de médicos del centro asistencial y fue confirmada por la policía. Según esas fuentes un paciente enojado con una doctora que estaba de guardia intentó agredirla y provocó destrozos en un consultorio. También en esta oportunidad tuvieron que intervenir agentes para calmar al desaforado.

Denuncias.

El lunes, el subsecretario de Salud, Luis Ordóñez, después de semanas de silencio por parte de las autoridades de la provincia ante la suma de denuncias por las deficiencias en los hospitales pampeanos, salió públicamente a informar que se iba a proveer al Lucio Molas de un servicio de guardia privada para evitar los hechos de violencia que se habían repetido en los últimos tiempos. Uno de ellos ocurrió en navidad cuando se informó que había habido un tiroteo en el interior del nosocomio.

A pesar del anuncio muy general de Ordóñez, la inseguridad es uno de las tantas deficiencias en el funcionamiento del principal centro asistencial de la provincia que persisten a pesar de las denuncias públicas.

En febrero de 2008, hace casi un año, los empleados y el gremio de la salud pidieron por seguridad y en varias ocasiones denunciaron que en el Molas se vivía "un clima de terror", con robos y ataques al personal y a los profesionales que fueron publicados por la prensa. En tanto, las cámaras de seguridad que ya están instaladas desde hace años en los pasillos, no funcionan ni cumplen su cometido.

Comentá la nota