Mediación comunitaria, y también política.

Se presentó el Centro de Mediación Comunitaria en la capital neuquina. Pretende resolver conflictos antes que lleguen a instancias judiciales. También se hizo evidente otra mediación: la política, que busca restañar diferencias entre los socios de la coalición gobernante en el Municipio.
El intendente Martín Farizano cumplió una parte de su agenda política y de gestión importante, al participar este jueves de la presentación del primer Centro de Mediación Comunitaria de la Municipalidad de Neuquén, que funcionará en el barrio Alta Barda, y que fue promovido por uno de sus secretarios más críticos, el de Derechos Humanos, Jesús Escobar, también candidato lanzado a competir por una banca en el Congreso de la Nación.

Escobar es uno de los socios de gestión del intendente –es referente de Libres del Sur- y a la vez uno de quienes reclama mayor protagonismo en el gobierno, al entender que son –junto con UNE- una especie de convidados de piedra en las decisiones importantes que toma el Ejecutivo.

La presencia del intendente y los discursos pronunciados demostraron un interés político concreto: mantener armada la coalición, en la misma senda que defendió Farizano en el año 2007.

En el acto realizado este jueves estuvieron presentes también el subsecretario de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, Ricardo Riva, y la Directora de Mediación Comunitaria, Teresa Rioseco.

"Uno de los ejes fundamentales de nuestra gestión es que el diálogo debe ser una herramienta fundamental para resolver los conflictos y por ello debemos fortalecer toda las áreas que se relacionen con la resolución pacífica de los conflictos que en nuestra realidad cotidiana surgen de manera permanente", dijo Farizano, quien también destacó "el trabajo conjunto que se viene haciendo con otros organismos relacionados con este tema como la Defensoría del Pueblo y la Subsecretaría de Justicia y Derechos Humanos de la provincia".

Escobar destacó que "está probado que buena parte de muchos sucesos muy dolorosos que ocurren en las ciudades, asesinatos o problemas muy graves entre vecinos en realidad comenzaron años atrás, a partir de un pequeño inconveniente, como puede ser una pelea por las mascotas, o que el agua le entra al jardín del otro. Este mecanismo es para intentar resolver este tipo de situaciones conflictivas antes de que lleguen a situaciones peores”.

Escobar destacó el trabajo del organismo a su cargo, cuando refirió que “el año pasado se vino trabajando silenciosamente, la dirección que está a cargo de Teresa Ríoseco, se hizo una difusión muy grande en las distintas vecinales, en distintos colegios, y se realizaron una cantidad importante de mediaciones, buena parte de ellas con resultados favorables".

El Centro de Mediación Comunitaria funciona en el barrio Alta Barda, en la peatonal Saavedra, local 17. El teléfono para comunicarse es el 449-1200, interno 4362, en el horario de 9 a 19.

Comentá la nota