Media sanción a la nueva ley provincial de catastro

La normativa pasó a Senadores. Establece mayores seguridades jurídicas para los compradores y obliga a un censo catastral cada cuatro años.
El proyecto de nueva ley de Catastro tuvo ayer el visto bueno en la Cámara baja y obtuvo su pase para ser tratada en Senadores en febrero de 2010.

La norma, presentada por el diputado de la Concertación Popular, Roberto Blanco, aporta dos hitos fundamentales: ofrece mayor seguridad jurídica a los compradores de inmuebles, propiedades y loteos, y exije al gobierno provincial, a través de la Dirección de Catastro, la realización de un censo catastral cada cuatro años.

En cuanto al primer aspecto de la norma que hace referencia a las seguridades jurídicas para los compradores de inmuebles, se permitirá que la escritura coincida con el estado actual de la propiedad.

"Soy arquitecto de profesión y he visto que es común que las escrituras no coincidan con la realidad de las propiedades. Muchas veces establecen parámetros físicos que no coinciden con la superficie en el caso de los loteos y esto ocasiona que el comprador pague de más por las propiedades. A través de la verificación del estado parcelario de la propiedad se da seguridad en la escritura que lo que se vende responde al estado actual de la propiedad o inmueble", apuntó Blanco.

En cuanto a ciertas objeciones sobre la ley de catastro que dispararía los costos en la escrituración de las propiedades, Blanco defendió su proyecto puntualizando que la verificación del estado parcelario implica sólo un 4% de los costos totales de escrituración.

"En una propiedad o lote valuado en $ 150 mil, los gastos se reparten en un 56% en escribanía, un 4% para la verificación del estado parcelario, lo que sería un costo de entre $ 600 a $ 700 y el resto de los costos se lo lleva la parte impositiva", apuntó Blanco.

En cuanto al segundo aspecto de la norma, establece el Catastro territorial de la Provincia a través de documentos y su respectivo registro, que reflejan el estado parcelario de los inmuebles de su jurisdicción y constituye la base del sistema inmobiliario desde el punto de vista tributario, de policía y de ordenamiento administrativo del territorio.

"El Catastro reunirá, ordenará, clasificará y registrará la información relativa a los inmuebles existentes en la Provincia. No es sólo una buena herramienta que ayudará al cobro de impuestos, sino que también permitirá evitar la clandestinidad de propiedades y obras en construcción no declaradas. Así el censo que realizará cada cuatro años la Dirección de Catastro, obligará también a ordenar la infraestructura urbana y rural de Mendoza" apuntó Blanco.

Ayer, durante la sesión en la Cámara de Diputados, Blanco expresó que "este proyecto de ley cumple con el correlato de una norma de aplicación provincial para la recientemente sancionada Ley Nacional de Catastro 26.209. Trata de establecer un inventario claro, preciso, genuino y actualizado de información territorial. Su uso será de invalorable utilidad en el marco de la implementación y desarrollo de políticas de planificación y ordenamiento territorial. Será la herramienta más importante para la aplicación de la Ley de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo".

Las otras voces

Por su parte el justicialista Rogelio Gil manifestó su conformidad con un instrumento "ecuánime y de avanzada, para algunos sectores muy severo pero que traerá seguridad jurídica en el tráfico de bienes inmuebles".

Daniel Vilches (UCR) y Mario Casteller (PD) aceptaron en general y coincidieron en críticas en particular respecto del articulado por "sobreabundante en su legislación", falta de un análisis en profundidad en algunos temas y que producirá "colisión" con legislación de fondo, como la Constitución provincial y el Código Civil" y algunas leyes nacionales sobre el registro de la propiedad. Por otro lado, Roberto Pradines (PD) y Andrés Marín (Con Fe) calificaron a la iniciativa como "necesaria" y "sabia", sobre todo "a nivel registral".

Comentá la nota