Media sanción al control de boliches

El proyecto busca regular el funcionamiento de lugares bailables para reducir el consumo de alcohol en la Provincia. La semana próxima Diputados define.
El miércoles fue un día de cambios para aquellos lugares destinados al ocio en territorio bonaerense. Mientras el gobernador Scioli y el ministro de Salud, Claudio Zin, ponían en marcha la ley antitabaco en espacios públicos y privados, la Cámara de Senadores dio su media sanción para el proyecto de cerrar más temprano los boliches. La iniciativa, enviada por el Poder Ejecutivo provincial, será girada la semana próxima a la Cámara de diputados que tendrá la última palabra.

El proyecto de ley busca regular el funcionamiento de confiterías bailables, discotecas, clubes y salones de baile y cerrar sus puertas a las 5.30 con el objetivo de reducir el exceso de consumo de bebidas alcohólicas en los jóvenes.

Además del cierre anticipado, la norma prevé que no se podrá ingresar a los boliches después de la 1, si bien por modalidades estacionales podría extenderse hasta las 2, según lo disponga el Poder Ejecutivo en la reglamentación. Otra condición obliga a lo locales a colocar cámaras de seguridad en sus accesos y egresos, dentro de los 90 días de promulgada la norma, y a preservar la grabación por 60 días a disposición de cualquier autoridad competente.

Una mención especial recibieron las bebidas energéticas que fueron terminantemente prohibidas para su venta. En tanto, también quedan denegados el expendio de bebidas alcohólicas en envases abiertos que superen los 350 mililitros, los juegos que promuevan el consumo, la promoción conocida como "canilla libre" y más de una consumición alcohólica en la entrada.

El proyecto destaca que tanto los bares, como cantinas, restaurantes, y salas de juego podrán permanecer abiertos después de las 5.30, aunque no podrán vender bebidas alcohólicas pasadas las 4.30 horas. En ese sentido, se veda también la venta, suministro o expendio de bebidas para ser consumidas fuera del local entre las 23 y las 9, con el objetivo de no permitir el conocido "delivery".

Las denominadas matiné deberán estar reservadas sólo para chicos de entre 14 y 17 años, que podrán concurrir a los boliches entre las 18 y las 24, sin la concurrencia simultánea de mayores de 18, de acuerdo al proyecto. Además, deberán tener abiertas sus puertas media hora antes del inicio de la matiné, al sólo efecto de que los padres o responsables legales de los niños puedan verificar el estado de las instalaciones.

La norma contempla multas de entre 30 mil y 100 mil pesos y clausuras de 30 a 180 días para los que infrinjan esta ley y arresto para quienes vendan bebidas alcohólicas a menores de edad, con agravamiento de las penas en este caso a partir de la promulgación de la ley. En otro punto, establece la posibilidad de retener para derivar a un centro de contención los mayores que estén ebrios en la vía pública.

El ministro de Desarrollo Social, Baldomero Alvarez de Olivera, precisó que la iniciativa no prevé penalizar a los padres por la conducta de sus hijos, aunque aclaró que "vamos a trabajar con asociaciones de padres, con ONG’s, con los municipios para llamar la atención sobre el cuidado de sus hijos".

Comentá la nota