A media máquina arrancó la temporada Aconcagua 2010

A media máquina arrancó la temporada Aconcagua 2010
Sólo funciona el puesto de Guardaparques de Horcones. Los de altura no fueron habilitados, ya que los trabajadores piden mejores condiciones laborales. La primera expedición al cerro está compuesta por dos alemanes y un brasileño.
Como cada 15 de noviembre, abrió la temporada 2009-2010 del Parque Provincial Aconcagua donde se entrona el cerro Aconcagua, cuya cumbre está a 6.959 metros de altura sobre el nivel del mar. Pero, este año, la apertura fue particular, ya que los guardaparques arrancaron sus labores a media máquina, en reclamo de mejores condiciones de trabajo. Así, los campamentos de altura del cerro –Confluencia, Pampa de Leñas, Plaza Argentina, Plaza de Mulas y Nido de Cóndores– no fueron instalados y sólo trabajó el puesto de Horcones, punto de ingreso al Aconcagua. Para mañana está prevista una audiencia en la Subsecretaria de Trabajo para solucionar el conflicto, que, de prolongarse en el tiempo, podría complicar seriamente el desarrollo de la temporada. De este modo, contrarreloj, la Dirección de Recursos Naturales Renovables está obligada a dar respuesta al reclamo de los guardaparques, que exigen condiciones de trabajo más seguras para desempeñar sus labores en altura. En su primer día habilitado, el Centinela de Piedra recibió la visita de una expedición compuesta por dos alemanes y un brasilero, que realizarán un trekking corto, llegando sólo a los campamentos de Confluencia –3.200 metros sobre el nivel del mar– y Plaza Francia –4.200 metros–, sin guardaparques.

trabajo a reglamento. Cumpliendo sólo con las tareas mínimas, el Servicio de Guardaparques del Aconcagua, por estas horas, está restringido a la zona de la Laguna de Horcones, punto de ingreso al Coloso de América; por allí, ayer pasaron unos 300 visitantes. Lo cierto es que, a pesar de haber abierto oficialmente el cerro al público, los campamentos de altura no serán instalados hasta que la Dirección de Recursos Naturales Renovables les garantice a los trabajadores seguridad en los refugios. "Los chicos se han comprometido a ponerle toda la pila a Horcones, y nosotros mañana (por hoy), a primera hora, vamos a realizar un avistamiento de los refugios de altura en el helicóptero, para verificar las condiciones de los campamentos y solucionar los problemas que puedan surgir", explicó Daniel Gómez, titular de la Dirección de Recursos Naturales Renovables. Hace algunos meses, una avalancha destruyó el refugio de Horcones con varios guardaparques en su interior. Si bien ninguno de los jovenes sufrió lesiones de consideración, esta situación alertó a los trabajadores para exigirle al Gobierno que extreme las condiciones de seguridad en altura para poder trabajar confiados. "Pedimos las mínimas condiciones de seguridad y habitabilidad, esto es, refugios resistentes y equipos de trabajo y de comunicación para trabajar seguros en altura; nos han dado radios que eran de la policía, pero tienen una sola banda de frecuencia, cuando necesitamos multibanda, porque en caso de urgencia necesitamos estar intercomunicados; no han llegado los bidones con agua potable para los campamentos de altura, cuando es conocido el hecho de que el agua arriba no se puede tomar, por eso vamos a cubrir Horcones, pero todos los guardaparques decidimos que sólo subiremos a los otros refugios cuando esté la base logística lista", explicó Osvaldo Aranibar, delegado de Guardaparques. Para este año, el Gobierno alquiló 5 contenedores –casillas metálicas de grandes dimensiones, aunque sin servicios conectados como agua y luz– donde se ubicará a los Guardaparques, pero estos aún se encuentran en la entrada del cerro, en Horcones, y no han sido distribuidos en los refugios. Daniel Gómez confirmó que en las próximas semanas se espera adquirir unos tres contenedores más. Mientras, el cerro ya cuenta con la presencia del helicóptero perteneciente a la firma chilena Helicopters, que será la que este año preste el servicio de evacuación, traslado y rescate en la zona. También con los efectivos de la Policía de Mendoza pertenecientes a la Patrulla de Rescate de Alta Montaña, el servicio médico que se instalará en Confluencia y Plaza de Mulas y están trasladando sus elementos las casi 20 empresas que este año prestarán servicios en el Aconcagua.

solución urgente. Más allá de que desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables relativizan la situación y confían en destrabar en breve el conflicto, de no mediar solución, la situación podría ser compleja, debido a que a los ingresantes al Parque Aconcagua se les ofrece un servicio cuando adquieren su ticket, que, por estas horas, no se está prestando. "Vamos a solucionar esto antes de que la gente empiece a subir, sabemos que las ascensiones no se realizan en pocos días, sino que llevan su tiempo, y tenemos toda la voluntad de escuchar a los trabajadores y cumplir con sus peticiones para que se normalice la temporada", afirmó Gómez. "Hoy subiremos y si todo está en condiciones, inmediatamente la gente tendrá que ocupar sus puestos, y si hay algo que arreglar, realizaremos la apertura progresivamente, pero el parque está funcionando", enfatizó el funcionario.

la figura del voluntario. Igualmente, a los trabajadores les preocupa la aparición de una figura nueva de trabajo que, a su entender, no es correcta, se trata de los voluntarios que serían personas contratadas, no de planta, que prestarían servicio en las distintas reservas y los empleados temen que se trate de una precarización del estatuto laboral que rige su tarea. Al respecto, desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables, niegan que esto sea así y afirman que la figura esta avalada por ley y que no se remplazaría a nadie. "Hay una confusión: el voluntario es una figura que existe en la ley de creación del cuerpo de guardaparques, se trata de estudiantes de la Escuela de Guías de Montaña y de la Tecnicatura en Conservación de la Naturaleza y Áreas Naturales Protegidas del Instituto de Educación Física (IEF) que permite tomar por 20 días a estudiantes de esas carreras y que realicen sus prácticas con la tutoría de un guardaparque de planta, pero los contratados son otra cosa, los voluntarios no cobran", explicó Gómez. Por su parte, los guardaparques afirman que en el Parque se encuentra trabajando gente aún no contratada, a quienes el director de Recursos, durante la asamblea realizada ayer, les aseguró que su contrato estaba vigente desde ese mismo momento. Esta situación a las claras habla de falta de previsión de estas condiciones antes de la apertura de la temporada.

Comentá la nota