Mecánicos piden una conciliación preventiva para frenar despidos

La idea del gremio es incluir ese esquema en el acuerdo paritario de la actividad. Las fábricas se resisten y presionan por subsidios del Estado para pagar los sueldos
A pesar de que el Gobierno volvió a negar ayer la existencia de despidos e insistió en que los efectos de la crisis se están resolviendo con suspensiones parciales y rotativas, desde el gremio que agrupa a los trabajadores de la industria automotriz anunciaron que exigirán a las autoridades laborales la implementación de una especie de "conciliación obligatoria" de carácter preventivo para todo el sector, que funcione como paraguas para garantizar la estabilidad del personal de la actividad por lo menos hasta fin de año. El planteo será presentado el viernes por la conducción de Smata, el sindicato de mecánicos que lidera José Rodríguez, ante funcionarios del Ministerio de Trabajo y directivos de las automotrices Mercedes Benz, Toyota, General Motors y Volkswagen, según anticiparon voceros gremiales.

Tras el anuncio de los 330 despidos dispuestos por Ford en su planta de General Pacheco, los dirigentes de Smata pretenden obtener alguna garantía que asegure que no se repetirán situaciones similares. "Lo que pretendemos es que dentro del acuerdo paritario se incorpore un compromiso de estabilidad laboral, como un esquema de conciliación obligatoria para todas las plantas que evite cualquier despido y conflictos permanentes", apuntó un referente de la cúpula de los mecánicos. El dirigente expresó que la idea reforzaría los términos de los acuerdos de estabilidad que el gremio firmó a fines de 2008 con las automotrices Mercedes Benz y General Motors. Y explicó que frente a cualquier situación de "sobrante de personal por caída de producción", obligaría a las empresas a negociar con el gremio una solución que evite la desvinculación laboral.

La propuesta, sin embargo, es resistida por las terminales, situación que hasta ahora impidió avanzar en un acuerdo. También otros gremios de la CGT consideran poco efectivo el paraguas que pretende Smata y apuntan a otras alternativas para garantizar los puestos de trabajo. "Ninguna empresa, por más imposición que se plantee, va a poder sostener indefinidamente a sus trabajadores si no tiene trabajo", razonó un sindicalista.

En la reunión del lunes en Trabajo, la cartera que conduce Carlos Tomada, los representantes de Ford plantearon que esperan directivas de Brasil para evaluar posibles alternativas para evitar que se concreten las cesantías de los 330 operarios contratados. Por ahora esos despidos están suspendidos por la vigencia de la conciliación obligatoria dispuesta por la cartera laboral, pero si la negociación no se destraba antes del 1 de mayo, se reactivaría el conflicto con nuevas medidas de fuerza.

Subsidios

Una de las salidas que se evalúa es la posibilidad de que el Estado subsidie parte de los salarios de los operarios contratados por Ford, en el marco del Programa de Reproducción Productiva (Repro). Actualmente más de 600 empresas en situación crítica están incluidas en ese programa, por el cual el Estado se hace cargo del pago de hasta $ 600 del sueldo de cada trabajador.

Según los últimos datos de la cartera laboral, por ese programa se pagan parte de los sueldos de alrededor de 38.500 trabajadores, en su mayoría personal de empresas del sector frigorífico, curtiembres, autopartistas, metalúrgicas, y electrónicas fueguinas.

Hasta el momento Peugeot es la única automotriz comprendida en el programa de subsidios para el pago de salarios.

Comentá la nota