¡Mazazo!

Ferrari sorprendió al anunciar su movida. El máximo campeón de la historia es el elegido para reemplazar al lesionado Felipe Massa. Cómo fue el operativo retorno.
Algo cambió. Michael Schumacher decidió someterse a una preparación física para intentar sustituir a Felipe Massa a partir del Gran Premio de Europa, el 23 de agosto, y hasta que dure la convalecencia del brasileño herido el último sábado en la clasificación en Hungría. Willi Weber, apoderado del alemán desde hace 20 años, se había reunido con el heptacampeón el lunes, en Suiza, y descartó "200% seguro" la vuelta. Sin embargo, ayer se presentaron Luca di Montezemolo y Stefano Domenicali, el presidente de Ferrari y el director que sucedió a Jean Todt en Gestione Sportiva. El ex piloto y los responsables de la Scuderia acordaron el regreso. A los 40 años, 18 después de haber debutado y cuando han pasado casi tres desde que se retiró, Schumacher está dispuesto a volver a correr en Fórmula 1.

"Primero, lo más importante: gracias a Dios, todas las noticias sobre Felipe son positivas. Le deseo lo mejor", arrancó el escueto comunicado del piloto más ganador de la historia. "Tuve una reunión con Stefano Domenicali y Luca di Montezemolo, y juntos decidimos que me prepararé para ocupar el lugar de Felipe. Aunque es cierto que el capítulo de Fórmula 1 ha estado completamente cerrado para mí durante un largo tiempo, también es verdad que por lealtad al equipo no puedo ignorar la desafortunada situación. Como competidor que soy, espero con ansias enfrentar este desafío", añadió.

Ferrari recurrió al piloto que más triunfos le dio en su historia (72), al corredor que consiguió un tercio de los 15 títulos de pilotos que ostenta la Rossa y de crucial aporte para las seis Copas de Constructores consecutivas de las 16 que tiene la Scuderia, a pesar del tiempo que lleva inactivo y de su edad. Schumacher nunca manejó la F60, el modelo que sólo consiguió tres podios en diez carreras este año, y la anterior ocasión en la que condujo un Fórmula 1 fue en abril de 2008, durante ensayos. Ferrari descartó a sus probadores contratados: el español Marc Gené y el italiano Luca Badoer. En 1999, cuando el lesionado fue Schumacher, la casa del Cavallino Rampante tampoco usó a su piloto de reserva y convocó al finlandés Mika Salo para sustituir a Schumi. Aquel año, Eddie Irvine contaba con chances de pelear el título. A pesar de la recuperación que la F60 demostró en las últimas fechas, nadie espera que Ferrari pelee por títulos: el objetivo, confirmado desde Maranello, es mantener al equipo entre los tres primeros en el torneo de marcas.

Schumacher sufrió una dura caída en febrero de este año mientras probaba una moto. Nunca quedó claro si se había recuperado de las lesiones sufridas en el cuello. La vocera del alemán, Sabine Kehm, dejó entrever dudas sobre la forma física del ex campeón. Una de las virtudes que Schumi exhibió en sus 15 años de campaña fue el estado atlético. Manejar un F-1 requiere de una preparación exigente.

Sin la menor necesidad económica ni objetivos deportivos pendientes, poniendo su bien ganada gloria al servicio de un auto todavía en desarrollo, ¿qué lo incentiva a reemplazar a su amigo Massa? Quizá lo mismo que lo llevó a probarse en las motos: competir, medirse a sí mismo. Eso está en su ADN.

Comentá la nota