Maza: nos vamos a quedar sin agua si seguimos así.

El responsable de Obras Sanitarias Municipales, Alberto Mazza, aseguró que si se continúa con el derroche “nos vamos a quedar sin agua”, porque “el vecino no tomó conciencia del costo que implica la extracción y el mantenimiento del fluido”.
Esta semana se conoció un informe que, según las estadísticas del municipio, reveló que durante diciembre se consumió en la ciudad más de 400 litros de agua por persona. Esto es más del doble de los estipulado y recomendado a nivel mundial.

Mazza insistió en la toma de conciencia como principal factor para evitar el derroche, ya que el área no cuenta con inspectores propios para hacer controles. “A diario se ve en la calle como se derrocha el agua. Hay un uso indiscriminado para el lavado de las veredas, a pesar de existir una normativa que los regula”, señaló.

La construcción de los nuevos 15 pozos de bombeo no parecen suficientes ante está realidad de consumo excesivo. “El fluido que nosotros estamos inyectando en las redes debería ser suficiente para el consumo de la ciudad, si medianamente racionalizáramos el consumo”.

“Parecería que la única forma de que se entiende es con la salida de los inspectores a la calle y la discusión con los vecinos”.

Fue precisamente durante el mes de diciembre cuando más se noto la falta de presión de agua en muchos sectores de la ciudad. “Si uno derrocha, el vecino después no tiene agua”, dijo Mazza.

Pueblo Nuevo el

más perjudicado

Donde se presentan algunos inconvenientes(y no de ahora solamente), con poca presión, es en la parte de Pueblo Nuevo, dijo Mazza.

Los pozos que se hicieron desde el 2004 hasta esta parte, están en la periferia de la ciudad. Entonces el suministro de esos pozos estipula un aporte desde la periferia al interior de Junín.

“Fue en los lugares en los que conseguimos agua de mejor calidad”, aseguró el funcionario.

Sobre el caso de Pueblo Nuevo, Mazza dijo que se va a comenzar a trabajar en la Plaza Ferrocarriles Argentino(sobre el pasaje La Porteña), y en la Plaza España para constatar, por intermedio de perforaciones, la calidad del agua.

“Son sectores donde hay mucho consumo y lamentablemente son en los que más cuesta que el agua llegue”, manifestó.

Comentá la nota