Una mayoría que se fue tejiendo en las últimas dos semanas

Por: Atilio Bleta

Las negociaciones fueron encabezadas por la UCR, el PRO, el PJ disidente y la Coalición Cívica.

La mayoría obtenida ayer por los bloques de la oposición necesitó de una ardua tarea de construcción que arrancó dos semanas atrás.

El núcleo duro lo integraron representantes de la UCR, el PJ disidente, la Coalición Cívica y el PRO. La primera coincidencia fue pelear para conseguir mayoría opositora en las comisiones.

Pero al mismo tiempo se escuchaban voces, por caso Oscar Aguad (UCR), Federico Pinedo (PRO) y Felipe Solá (PJ disidente) que se pronunciaron a favor de disputarle al kirchnerismo la presidencia del cuerpo.

Elisa Carrió ya había anticipado que la Coalición Cívica estaba en contra de una iniciativa de este tipo que hubiera significado "una suerte de golpe institucional", dijo.

La pretensión de ir por la presidencia de la Cámara se fue desinflando con los días y la oposición decidió disputar la mayoría de las comisiones y reclamar para un legislador del radicalismo la vicepresidencia primera del cuerpo.

Este principio de acuerdo permitió que se agregaran otros bloques, en especial una buena parte de la centroizquierda (Proyecto Sur de Pino Solanas, Barrios de Pie y otros).

Con los días fueron afinando el lápiz y acordaron reclamar el 56 por ciento de los lugares en las comisiones y similar proporción en la presidencia de las mismas.

Y se llegó a la jornada de ayer con una masa crítica de diputados opositores que aseguraba mayoría para imponer condiciones en la sesión. El fin de semana pasado, Adrián Pérez (Coalición) dijo que podían juntar 134 votos. El martes, el jefe del bloque de la UCR, Oscar Aguad dijo que podían ser 142. Cuando arrancó la sesión de ayer, se sentaron 149 diputados.

Pero la oposición no tiene ganado el cielo: que la mayoría lograda ayer es inestable pudo comprobarse en el largo cuarto intermedio que reunió a representantes de los bloques opositores en una pequeña oficina ubicada detrás del estrado presidencial.

Estuvieron debatiendo qué hacer, entre otros Solá, Carrió, Patricia y Esteban Bullrich, Federico Pinedo y Aguad.

Varios periodistas fueron testigos involuntarios de la discusión por momentos subida de tono porque había que encontrarle una salida a un cambio de postura de último momento del kirchnerismo: "si ellos patean el tablero tenemos que ir por todo, por la vicepresidencia primera y por la segunda también: no hay que ser cagones", se escuchó desde afuera.

En ese encuentro y luego de largo debate, primó la idea de insistir en reclamar la vicepresidencia 1° y la mayoría en las comisiones y dejar la presidencia de la Cámara y la vice presidencia 2° para el kirchnerismo. Allí designaron una delegación para realizar la última negociación con el oficialismo, formada por Patricia y Esteban Bullrich, el radical Rubén Lazotta y Eduardo Macaluse, entre otros. Enseguida esta delegación opositora se reunió con el presidente de la Cámara Eduardo Fellner y el jefe del bloque oficial Agustín Rossi. Las cartas estaban echadas y el oficialismo tuvo que ceder.

Comentá la nota