La mayoría de los salteños no accederán a los créditos hipotecarios nacionales.

La mayoría de los salteños no están en condiciones de acceder a los créditos hipotecarios anunciados por la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.
Los préstamos con plazos máximos de entre 15 y 20 años, y con una tasa de interés fija y en pesos de entre el 14% y el 20%, suponen permitan que la cuota mensual para cancelar un pasivo no supere el 40% del ingreso del grupo familiar.

Esto significa que, para un préstamo de 150 mil pesos, que permite construir una casa de 100 metros cuadrados, la cuota asciende a 2.012 pesos mensuales, lo que obliga al grupo familiar a tener ingresos por 4.786 pesos para acceder al crédito.

Para la adquisición de viviendas nuevas (un departamento en un barrio de la periferia), en cambio, la tasa de interés aumenta a los 2.283 pesos, lo que requiere ingresos familiares de 5.413 pesos.

Según los últimos datos de la Dirección Nacional de Cuentas Nacionales del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), tomadas en base al Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones (SIJP), un trabajador salteño registrado que se desempeña en una empresa privada percibe una remuneración total promedio de 2.375 pesos.

Esto es, que una pareja alcanza con suerte los 5 mil pesos, con lo que queda sin chances de acceder al préstamo. A esto se suma el hecho de que casi la mitad de los salteños trabaja en negro, por lo que se ve imposibilitado de demostrar sus ingresos.

Poca gente

En diálogo con Nuevo Diario, el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Salta (CIS), Juan Martín Biella, consideró que "es muy poca gente la que va a poder acceder a los créditos hipotecarios, para quienes accedan va a ser espectacular".

"Los que tengan los ingresos mínimos necesarios van a poder construirse una vivienda con una cuota equiparable a la del alquiler que pagarían por esa misma casa", celebró Biella.

Sin embargo, evaluó que son pocos los grupos familiares capaces de afrontar una cuota como la propuesta por los créditos hipotecarios nacionales, ya que "el poder adquisitivo de la clase media salteña es inferior al de otras provincias" como las patagónicas o Buenos Aires. En esas jurisdicciones, según el INDEC, el salario promedio supera los 5 mil pesos.

Consultado sobre el impacto que tendrá el anuncio en el mercado inmobiliario salteño, Biella aclaró que "para nosotros es importante todo lo que sume", pero evaluó que la incidencia del plan en la reactivación de la actividad será prácticamente "simbólica".

Precios pesificados

Luego de un encuentro del que participaron las inmobiliarias nucleadas en la cámara, llegaron a la conclusión de que se han dado dos comportamientos distintos de las viviendas respecto a la crisis económica.

Biella explicó que mientras los inmuebles del centro de la ciudad de Salta se han dolarizado, las de la periferia se han pesificado. Esto es que, mientras en el casco céntrico se registraron aumentos de los valores de las casas que acompañaron la depreciación de la moneda nacional, en los barrios periféricos se registró un estancamiento de los precios de compra-venta y alquiler, pese a que el dólar aumentó alrededor de un 20% en los últimos meses.

Comentá la nota