Mayoría propia debuta al rojo vivo

En el único lugar, que le dan los números al oficialismo es en el bloque. Es un alivio frente a una complicada situación, que excede lo financiero para transformarse en económico.
El proyectado del rojo de las cuentas públicas municipales arroja $ 20.000.000, pero no se descarta que sea mayor. Sin embargo estar holgado, con mayoría propia en el Concejo, vuelve maleable, menos esmerilado, un traumático proceso de aprobación de un ejercicio deficitario, que obligatoriamente deberá compensarse con un aumento de tasas, contemplado en el cálculo de recursos. El licenciado Pérez Rojas, había anunciado un inminente envío, del proyecto de presupuesto 2010, pero el cierre de partidas y remesas de Nación y Provincia, obliga a tomar prudenciales protecciones para no caer en la tentación de arrojarse al vacío sin red.

Las medidas de corrección aparecen como suficientes, pero ser progresivo no debe confundirse con ser abusivo. A los contribuyentes de mayor capacidad de pago, se lo termina convirtiendo en los tontos del batallón, o sea más boleados indios de las películas. Los persigue la AFIP, ARBA y ARM, esperando que tengan una buena temporada para que tributen. Es la fórmula que se utiliza con el campo y se traslada a las playas. Este es el pivote político de este modelo, al cual adhieren (a gusto o disgusto) los gobernadores e intendentes, ante la falta de fondos y recursos por una coparticipación que no se derrama por administración propia.

Esta receta que se extiende y se tapiza, es una línea que se transforma en una polea de transmisión, agrandando el gasto y generando nuevos recursos, pero cómo se sostiene socialmente y dentro del sistema, a un 40 % de la población que deriva entre la indigencia y la pobreza. El oficialismo tendrá su costo político, cuando deba explicar, cada una de sus acciones de gobierno. La UCR mostrará los dientes y las uñas, de ser una buena oposición, una vez más ese rol, en esta ocasión con un debutante en el ejercicio como titular del D.E., Pulti los tuvo contra las cuerdas a Aprile y Katz. Los radicales tendrán en primer lugar que asumir el desbarajuste de gestión y económico que dejó Daniel Katz, para luego ir por Pulti, sin olvidar que el propio diputado nacional se autodefinió como intendente testimonial.

¿Qué índice de inflación se aplicará en el nuevo presupuesto? El "morenizado" como corresponde a un gobierno del "mismo palo", bajo el paraguas en el cual se refugió para ganar tiempo y espacio, en dos años con una complicada elección de medio término. No era una alternativa, para Pulti y Acción Marplatense, era la única opción.

Cuando se abra el telón, la escena dejará ver un cuadro de mimetización con las políticas oficiales, de esos costos no estará exento. La oposición sabe muy bien que debe recuperar bancas, en primer lugar y luego posicionar un candidato ¿candidata? que enfrente la aspiración reeleccionista del intendente.

¿Quién puede pensar que un Pulti exitoso y con chances se va a bajar de la candidatura? Va a intentar repetir sin dudas, por aquello de que "goza siendo intendente", definición que nace desde su oposición más recalcitrante. Salvo, obvio, que alguien le deje otra canilla abierta en la Plaza Mitre, para hacerlo desistir. A propósito en el entorno más estrecho del intendente, no se duda del atentado (1° de mayo de 2009), el interrogante es saber si respondió a un factor interno (local) o externo (provincial o nacional).

¿Cómo jugará la sociedad política con Scioli? Hoy el devenir de la interna del P.J. impactará directamente en Acción Marplatense, es inevitable. La consecuencia de una alianza fáctica y de intereses, no se podrá evaporar como arte de magia. Una y otra vez será implacablemente exhibido ese matrimonio mal avenido, si proyectamos el apresurado desmoronamiento del kirchnerismo. ¿Cómo hacer para demostrar lo contrario? La fórmula de Pulti, está en la calle y en el éxito de la gestión, ya cualquier intento de despegarse del modelo será postrero.

Esa base de operaciones es insustituible para el intendente. De algo podremos estar seguros, no se podrá dar el lujo de otro patético y bochornoso episodio, como el vivido en la nueva terminal de ómnibus. El llamado a una mesa de diálogo, convocada por el intendente, no tenía la fuerza del fallo judicial contra Néstor Emilio Otero, sostenido por su socio oculto a través de la cadena oficial informativa.

Un papelón innecesario, pero que demostró la fragilidad oficialista frente a algunos temas. A la política se le fue de las manos, a partir de la judicialización del conflicto, no hubo cintura ante un empresario díscolo y amigo del poder, que accedió a un contrato que tiene una mácula de corrupción, a partir que fue adjudicado bajo la figura de una iniciativa privada. No resiste el menor análisis de una mesa de derecho administrativo.

La madre de las ordenanzas, será la prueba de fuego para Acción Marplatense, sacar todo de una vez, la eximirá de tortuosas discusiones, pero se duda de la cantidad y la calidad de los planes que impulse el Departamento Ejecutivo. Recibir fondos provenientes de Nación y Provincia, es una comodidad, pero es un modelo que se agotó.

Si con atención se repasan las declaraciones del licenciado Mariano Pérez Rojas, hasta se supone que se ha comenzado a torcer un destino que venía como "tronco de parra". El reconocimiento de servicios educativos, la sobretasa en salud, un futuro aumento de TSU, un ritmo adecuado en el compromiso de remesas provinciales y municipales, más acuerdos que se están sellando como mantenimiento de caminos rurales, empresarios de la pesca, cámaras de turismo, lo que pellizcó de la contribución por mejoras, son aportes extraordinarios que volverán más activa y genuina, a la administración municipal. Tampoco se descarta de alguna medida más audaz como fuente de financiamiento, los 24 brazos en el Concejo le dan, pero se duda de un real espíritu y capacidad de transformación.

Hoy se exime con la cuota del overoll puesto, horas y horas de dedicación, la obsesiva necesidad de estar siempre aún a costa de un despacho demorado, que lo torna más burocrático, pesado e ineficiente.

En 2008 se debió absorber la parafernalia que dejó Daniel Katz, su inoperancia e irresponsabilidad, fueron los signos. En 2009, otro contexto complicado con la Gripe A y la caída de la actividad económica. Fueron factores reales, este tercer año de mandato, aparecería en principio como el de mayor autonomía e independencia, si se cumplen las pautas comprometidas.

El 2010, se daría en un marco de estabilidad política municipal, de un aceptable control de las finanzas, con mucho trabajo y dedicación, da para ser optimistas, aunque hoy la realidad nos indique todo lo contrario, hay déficit, se deben aumentar las tasas y sus eventuales compañeros de ruta y socios políticos (Kirchner-Scioli) están viviendo un acelerado acotamiento de poder y se estrechan sus márgenes de manejo, de lo cual Pulti podría salir indemne, si acierta en la contención local.

Comentá la nota