"Sin mayoría igual se podrá gobernar"

Ricardo Gil Lavedra, segundo candidato a diputado por la Capital en la lista del Acuerdo Cívico y Social, está convencido de que es imposible que el Gobierno consiga la mayoría en el Congreso. «Ya se terminó esta forma de gobernar 'como se me canta', esta concentración de poder económico y político en la cual pueden hacer lo que quieran», dice.
Reconoce, además, que existe una polarización en la provincia de Buenos Aires entre Néstor Kirchner y Francisco de Narváez y asegura que el Acuerdo «trabaja para poner el presidente en 2011», cuyo candidato saldrá de Cobos, Carrió o Binner. Éste es el diálogo que mantuvo con este diario.

# Periodista: ¿Cuál es la estrategia para lo que queda de la campaña?

Ricardo Gil Lavedra: Vamos a intensificar la recorrida por la Ciudad, reiterando todas las propuestas que tenemos, porque sobre todo en la Ciudad de Buenos Aires, ahora es cuando más se produce la definición del voto por parte de la gente.

P.: ¿Cree que la federalización que hicieron de la campaña les puede complicar la elección en provincia y Capital?

R.G.L.: Un diputado vale igual en Salta que en Buenos Aires, y la apuesta a la nacionalización de la campaña es porque la conjunción de la Coalición Cívica con la UCR y varios sectores del socialismo es una apuesta nacional, es una alternativa que no sólo apunta a las elecciones legislativas del 28, sino que apunta a ser una fuerza política que compita en 2011. Por lo tanto, la alternativa de presentarnos como una fuerza política en todo el territorio también era muy importante.

P.: ¿Cree que en el final de la campaña perdieron terreno?

R.G.L.: Se hacen tantas especulaciones, hay tantas encuestas; en realidad, los últimos estudios privados dicen que hubo ciertas polarizaciones en algunos sectores entre De Narváez y Kirchner. Nosotros seguimos pensando que somos la única alternativa a la interna del Partido Justicialista. Ya lo dijo De Narváez que, a partir del 29, el que gana en el PJ disputa la interna de ese partido, esto es un anticipo en una elección abierta. Somos la opción distinta, diferente del justicialismo, y hay que seguir intensificando ese concepto.

P.: ¿Hay tiempo para romper con esa aparente polarización entre el peronista PRO y el kirchnerismo en la provincia?

R.G.L.: Vamos a hacer lo posible. Pero fíjese que hay muchas cosas que los igualan, especialmente aquí en Buenos Aires. El eslogan «Haciendo Bs. As.» es muy parecido a «Nosotros hacemos». Y en el caso de Macri han quedado atrás todas las promesas de la campaña. Tapan baches, pero atrás quedaron las promesas de los kilómetros de subtes y de la nueva política. Ha crecido la planta política, crecieron los «ñoquis» y quedó atrás la lucha por la autonomía de la Ciudad. Ellos votaron en forma conjunta leyes claves y el Gobierno de Macri tolera de forma inadmisible el tema del juego, a tal punto que tiene el Instituto del Juego, que maneja 16 millones de pesos y no hace nada, no tiene función, porque tampoco controla el juego, sino que lo hacen Loterías y Casinos. Debían poner una computadora on line para controlar a Loterías y nunca se puso. Demostrar que hay muchas similitudes entre el kirchnerismo y este peronismo PRO es nuestra tarea.

Comentá la nota