En la mayoría de las huellas se lee Evo

En 75 días, el gobierno del Movimiento al Socialismo logró cumplir con una exigencia de la oposición de derecha: el registro de los rasgos biológicos de cada elector para evitar un fraude. Así, convirtió a su país en el primero de América con este sistema.
El empadronamiento biométrico impulsado por el Ejecutivo boliviano, en una medida inédita que impuso la oposición a Evo Morales para retrasar las elecciones en Bolivia, terminó con éxito considerable. Se consiguieron casi cinco millones de empadronados. Y la mayoría de las encuestas da por cierta la victoria del actual presidente en diciembre, acompañado en la fórmula por el también actual vice, Álvaro García Linera.

Como "no hay mal que por bien no venga", las cifras en Bolivia dan cuenta del éxito de la medida, ya que se superó el viejo padrón y apareció gente que no existía, cientos de miles que garantizan participación en las próximas elecciones del 6 de diciembre.

Un entusiasmo sin precedentes hizo que la campaña en Bolivia superara las expectativas de los ideólogos de la medida.

Una novedad de este empadronamiento que garantiza un método moderno y transparente, en uno de los países mas pobres del continente, es que participan, por primera vez, los residentes bolivianos en el exterior.

Bolivia se caracterizó, en el último siglo, por ser uno de los países del subcontinente que mayor cantidad de personas expulsó a otros lugares, más de tres millones de bolivianos viven en otros países.

Es justamente en la Argentina que viven la mayor cantidad de bolivianos fuera de sus fronteras. Pero la ley que reglamentó este derecho, que estuvo postergado durante varios lustros, pone un límite arbitrario del 6 % del padrón electoral vigente, que se calcula en 210.000 ciudadanos.

La Corte Nacional Electoral dispuso que fueran sólo cuatro países donde se dé esta campaña: la Argentina, Brasil, Estados Unidos y España.

De esa manera, en la Argentina se puso un cupo de 105.000 posibles empadronados, donde más del 85% se pensó que podría surgir en Buenos Aires, y poco más de 10.000 personas en las provincias de Jujuy y Mendoza.

Pero no fue tan simple para los ciudadanos bolivianos, a quienes se les exigen requisitos que ni se les piden a sus compatriotas en Bolivia: que tengan una cédula actualizada o un pasaporte vigente para poder acceder a ese derecho.

Lo cierto es que la mayoría de los bolivianos que viven en la Argentina habita ese país hace mas de 10 años y las cédulas caducan cada cinco años. Un filtro bastante más efectivo.

Para terminar de pintar el cuadro de situación, el empadronamiento en Bolivia comenzó el 15 de agosto, y estuvo previsto empadronar recién el 1º de septiembre en el exterior, pero recién el 18 de septiembre se comenzó a empadronar y con muy escasa difusión en los canales propios de la colectividad boliviana. Recién en estos días, el boca a boca y el normal resultado de una campaña con semanas de difusión revirtieron una tendencia poco alentadora.

Guerrilla guaraní acusada otra vez

Un grupo armado de diez hombres secuestró a un ganadero de Paraguay; la prensa local señala que los sujetos actuaron con uniformes camuflados que pertenecen al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), vinculado con la guerrilla colombiana de las FARC. Los secuestradores demandan que la familia de Fidel Zavala, de 45 años, pague cinco millones de dólares a cambio de su liberación.

Zavala fue sacado de su campo, en Concepción (norte), a bordo de su propia camioneta. La policía halló el vehículo ayer, al tiempo que dos agentes resultaron heridos al explotar una granada depositada en el interior del rodado.

Miembros del EPP fueron enjuiciados por el asesinato de Cecilia Cubas, la hija del ex presidente Raúl Cubas, secuestrada en 2004 y cuyo cadáver fue hallado en febrero de 2005.

Comentá la nota