Con la mayoría a favor del diálogo

Un sondeo del CEOP muestra que el apoyo y el rechazo al paro agropecuario dividen casi en mitades a la población. El 76 por ciento cree que la oposición respalda a la Mesa de Enlace para conseguir votos y no por creer en sus reclamos.
Siete de cada diez personas creen que es positivo el primer acuerdo que firmaron los representantes del gobierno nacional y los líderes de las cuatro organizaciones rurales. En general, la sociedad está bastante dividida respecto del conflicto: casi la mitad de los consultados se manifiesta de acuerdo con el paro de los ruralistas y algo más de la mitad está en contra. Lo que sí tiene un fuerte rechazo son los cortes de rutas. También hay críticas a la oposición, sobre la que un 76 por ciento de los encuestados sostiene que respalda a los dirigentes del campo para conseguir votos y no porque crean en sus reclamos.

Las conclusiones surgen de un estudio realizado por el Centro de Opinión Pública (CEOP), que lidera el sociólogo Roberto Bacman. En total se encuestaron a mil personas de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Las entrevistas se hicieron por teléfono, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico social.

“Parece cantado que la gente estaba esperando una salida negociada y consensuada a este largo conflicto –señala Bacman–. Se percibe un cambio de actitud del Gobierno, algo que los encuestados traducen en que lo ven con mayor vocación de diálogo. No es un detalle menor que sólo el 21 por ciento de los entrevistados diga que ese primer entendimiento no es un paso positivo.”

Para Bacman, las posturas favorables al “campo” no tienen la fuerza de hace un año. “Es obvio que la idea del paro agropecuario tiene todavía cierto apoyo, pero hoy es del 45 por ciento y hace doce meses era del 65 por ciento. Y lo concreto es que la mayoría está en contra. No hablemos de la metodología del corte de rutas: hay un 70 por ciento en contra. Otro aspecto que ha crecido y también va en el sentido contrario al de los ruralistas es que hay un porcentaje grande de los encuestados, el 52 por ciento, que afirman que en el movimiento de las cuatro entidades del campo hay motivaciones políticas, no sólo planteos económicos. Y el otro elemento que se percibe es que la oposición se les acerca esencialmente para ganar votos, no porque crean en los reclamos del sector.”

“No quedan dudas de que el contexto ha cambiado. Este conflicto, que en 2008 llegó a ocupar el centro de la escena y estuvo a punto de convertirse en la principal preocupación de los argentinos, hoy es visto como una cuestión más, dentro de un marco de profunda crisis internacional. Existe un reclamo de que el Gobierno genere medidas de protección, pero no sólo para el campo sino para la totalidad de los sectores de la economía. Y para todos por igual”, concluye Bacman.

Comentá la nota