La mayoría de los casos de dengue "importado" en Córdoba, proviene de Catamarca.

Lo reveló a Catamarcactual la Jefa de epidemiología de la vecina provincia, María Frías. Diferencias y similitudes entre en la lucha contra el dengue entre Córdoba y Catamarca.
Catamarcactual estuvo en la Docta para conocer de qué manera se estaba llevando a cabo la lucha contra el dengue, con el objetivo de compararlos con el accionar de nuestra provincia en el control de la epidemia.

Un dato poco halagador fue el que nos brindó la Jefa de Epidemiología del Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba, la doctora Frías: la mayoría (no se tuvo acceso a un número exacto) de los 43 casos de dengue "importado", confirmados eran de personas de nuestra provincia (al momento de realizarse la nota, el pasado viernes 17). "Lo digo con dolor", expresa Frías, quien conoce de sobra nuestra provincia, ya que se crió en la localidad de Huillapima, antes de trasladarse a la provincia de Córdoba.

Algunas diferencias

La diferencia fundamental que se puede captar es que en Córdoba hay un mayor nivel de sinceridad por parte de las autoridades sanitarias a la hora de revelar la cantidad de casos, y el peligro de un crecimiento en las próximas semanas del número de infectados. Cuando en Catamarca se contaba una cantidad de casos similar, las autoridades aún se empecinaban en ocultar las verdaderas cifras, intentando tapar el sol con una mano. El ingeniero Carlos Ríos, encargado de la División Chagas del Ministerio de Salud de Córdoba, expresó a Catamarcactual que "lo que no hay que hacer en estos tipos de caos es ocultar la enfermedad (..). Estaríamos engañando a la gente, la estaríamos exponiendo".

Además, en la vecina provincia, no cerraron los Dispensarios de Salud (equivalentes a las Postas Sanitarias de nuestra provincia) durante Semana Santa. "Es más", nos cuenta la doctora Frías, "nosotros en Epidemiología (en todo lo que era fumigaciones y control de brotes) mantuvimos el trabajo en todas las áreas (…) más pensando que Córdoba en Semana Santa tenemos el tema del turismo". Se podría alegar que Córdoba, una ciudad mucho más grande que Catamarca, no puede darse el lujo de cerrar dispensarios. Pero también es cierto que vivimos en una provincia con una población casi diez veces menor que la de Córdoba; y con un total de casos sospechosos de dengue 20 veces superior a ésta. (1)

Un punto interesante a tener en cuenta es que en Córdoba, (según el ingeniero Ríos), al detectarse un caso sospechoso de dengue, se dirige una brigada al domicilio de esta persona y se realiza "el foco a cuatro manzanas alrededor, casa por casa (…) hacemos el tratamiento con insecticidas (…) y les dejamos folletos (…) en muchos casos nos han acompañado asistentes sociales para verificar el estado general de higiene". Sin embargo, Ríos reconoció que en estos momentos la situación ya los está "sobrepasando" para realizar esta tarea.

Algunas similitudes

El paralelo del Hospital San Juan Bautista sería el Hospital Rawson (especializado en infectología). En éste nosocomio, el número de consultas diarias por sintomatología febril trepó de 128 a 350 en pocos días, y su capacidad ya está sobrepasada.

Tampoco se pueden notar los controles a los transportes de pasajeros que provienen de provincias como la nuestra, seriamente afectada por la epidemia. Según Ríos, sí se realizan, pero "no de manera continua, como debería hacerse". Se entregarían folletos a los viajeros en las terminales de ómnibus y cabinas de peaje (algo que no sucedió en mi caso). Además, no se fumigan los ómnibus provenientes del norte o del Brasil: "habría que hacerlo", nos dice Ríos, quien agregó que con sólo rociar un aerosol especial "es suficiente" para eliminar posibles mosquitos indeseados, Esta acción es operativamente factible de realizar. El tipo de fumigación casa por casa (y departamento por departamento) no varía de la que se realiza en nuestra provincia.

En resumen, Córdoba no puede considerarse un modelo ejemplar de lucha contra el dengue. Pero si queda claro que se están efectuando acciones y tomando medidas sanitarias que aquí sólo se adoptaron cuando la epidemia estaba en una fase mucho más avanzada, con lo cual se puede llegar a pronosticar que la incidencia del mal en las próximas semanas no adquirirá las proporciones que tenemos que lamentar en nuestra provincia.

Marco A. Andrada

(1) – En Córdoba hay unos 350 casos sospechosos de dengue sobre una población de 3.221.000 habitantes; en Catamarca se calculan 7000 en una población de 388.000 habitantes)

Comentá la nota