Los mayores criaderos de mosquitos estarían en el centro de Sáenz Peña

SAENZ PEÑA, (Agencia).- La intensa campaña de concienciación y el trabajo domiciliario que se ha encarado desde el Ministerio de Salud de la provincia para combatir el mosquito "aedes aegypti" pareciera no ser suficiente para que la población tome real dimensión sobre la problemática del dengue.
Es que un sondeo general permitió divisar una enorme cantidad de reservorios de agua como aljibes y sótanos que se encontrarían con una cantidad importante de larvas de este mosquito en el casco céntrico de Sáenz Peña.

Este hecho puso una cuota más de preocupación en las autoridades sanitarias y del municipio, teniendo en cuenta que mientras se mantiene la fumigación y se acentúa la campaña de difusión sobre el modo de prevenir el dengue, muchos hacen oídos sordos y en su propia casa tienen un criadero que puede llegar a ser fatal.

En el hospital 4 de Junio y clínicas del medio se mantiene el número de consultas de pacientes con síntomas febriles, pero al mismo tiempo un sector de la comunidad se mantiene indiferente ante una situación que ha superado holgadamente todo tipo de estimación previa sobre la posible penetración y reproducción que ha alcanzado el mosquito.

Visitas domiciliarias

Luego del trabajo de descacharreo y fumigación que en una primera etapa se realizó en barrios periféricos de la ciudad, un equipo de trabajo del Hospital 4 de Junio fortaleció esta semana las visitas domiciliarias en el casco céntrico de Sáenz Peña, comprendido entre las cuatro avenidas, para cumplir la misma tarea.

Ayer, un grupo compuesto por unas 35 personas inició el recorrido desde calle 12 y 1 hasta la avenida 2 y 33, constatándose "una cantidad importante de recipientes con agua limpia estancada, totalmente apto para la reproducción del mosquito", dijo a NORTE uno de los trabajadores consultados.

Pero la sorpresa no quedó ahí, porque "nos encontramos con aljibes y sótanos plagados con larvas del mosquito aedes aegypti", admitió este trabajador del hospital que viene desarrollando la misma actividad desde mediados de febrero, cuando se detectaron los primeros casos de pacientes con síntomas febriles que se encuadraban con los del dengue.

Información, prevención y repelente

En el casco céntrico se iniciaron visitas domiciliarias con contactos personalizados con cada vecino, con la finalidad de proveerles información y suministrarle repelente provisto por el Ministerio de Salud de la Nación, en los casos donde hubieran tenido un familiar infectado por el mosquito.

La actividad preventiva incluye descacharrado y abatización de los reservorios con agua, y entrega de material pedagógico sobre cómo actuar preventivamente. Los datos obtenidos se vuelcan en una planilla que llega a manos de las autoridades sanitarias de la provincia.

Más allá de los cuestionamientos que se escuchan desde uno y otro sector comunitario a través de los medios de comunicación, e incluso desde distintas facciones políticas en relación con el trabajo que se realiza para combatir el mosquito transmisor del dengue, mucha responsabilidad le cabe a la propia ciudadanía.

Es que en vano será la fumigación que se realice por las calles de la ciudad si en el propio domicilio no se toman los recaudos y las acciones respectivas para evitar que el aedes aegypti se reproduzca.

Comentá la nota