El mayor reparto fue para la lista de Pulti

Para concejales, la victoria fue para Acción Marplatense que, con dos listas, superó a la UCR. También entró Carlos Arroyo en el reparto de bancas y tiene alguna chance Alfonso Basso, uno de los candidatos de Unión Pro.
Eduardo Pezzati, encabezando la lista propia de Acción Marplatense y la que fue adosada a la boleta del kirchnerismo, Ricardo Vazquez y el tandilense Carlos Fernández liderando la boleta de senadores provinciales del Acuerdo Cívico y Social, y los candidatos de Unión Pro para diputados nacionales, es decir la dupla Francisco De Narváez-Felipe Solá, fueron los vencedores de la elección de ayer en General Pueyrredon.

A nivel municipal la suma de Acción Marplatense y su "melliza" Concertación Vecinal Marplatense (integrada al FJpV, fruto del acuerdo del intendente con el kirchnerismo) obtuvo casi 32% de los votos, lo que le garantizaría un piso de 5 bancas y un techo de 7, de la docena que estaba en disputa. Segunda quedó la radical Vilma Baragiola peleando muy cerca Pezzati, ya que redondeó entre 24 y 25% de los sufragios emitidos ayer en Mar del Plata y Batán. En base a estos datos, la UCR incorporaba 3 concejales.

El tercero en el distrito fue Carlos Arroyo, para muchos la sorpresa de la jornada, que obtuvo entre 10,5 y 11,5% de los votos con lo que se adjudicaba 2 concejalías (había que llegar al menos a 8,33% para conseguir bancas). En rigor, el "batacazo" tal vez no sea tanto pues en la elección para intendente de 2007 Arroyo había quedado en el filo del piso para sumar bancas.

En cuanto a las dos listas municipales de Unión Pro, todavía habrá que aguardar a que se conozca el final de la la suma de planillas de mesas para confirmar si pasaron la barrera del 8,33%. Lo más probable, anoche, según proyecciones de los diferentes centros de cómputos partidarios, era que una de esas dos listas, la de Alfonso Basso, estaba cerca de redondear un 8% de los sufragios, con lo que se acercaba al piso mínimo para consagrar concejales. También Luis María Ocampo, el otro candidato de Unión Pro, insistía en haber superado el piso repartidor y en ingresar al HCD. Pero sólo si alguno de ellos conseguía superar el 8,33% accedería a 2 bancas, que en caso contrario pasarán a engrosar la cosecha de las huestes de Gustavo Pulti.

Esa disputa se saldará en La Plata, como sucedió en las dos últimas elecciones.

Con las 7 bancas que anoche el comando de AM dio por seguras de haber ganado, el bloque del intendente pasaría a sumar 12 (ya que ayer solamente puso dos en juego y le quedan cinco concejales con mandato hasta 2011). Es decir, que tendrá la mitad del cuerpo deliberativo para los dos próximos años, lo que garantizará la aprobación de sus proyectos.

El desarrollo del comicio fue normal salvo unas pocas demoras en la apertura de algunas mesas. Concurrieron a las urnas alrededor de 310.400 empadronados, un 67% del padrón, algo por encima de la media histórica en este tipo de elecciones de mitad de mandato y a la hora del primer análisis los resultados de la elección marplatense aportaron algunos datos de interés.

Por ejemplo que la mayor cosecha de votos de Pezzati provinieron de la boleta que iba adosada al Frente Justicialista: obtuvo por esa vía 22%, mientras que la tradicional boleta suelta de Acción Marplatense aportó entre 8 y 9 puntos más. Esa suma, aceptada por la Justicia Electoral al tratarse de los mismos candidatos, no fue reconocida en cambio por la UCR, que anoche celebró como un triunfo el 24 a 25% obtenido por la lista encabezada por la diputada Baragiola ya que le computaron a Pezzati sus votos por separado.

Con más tranquilidad, el radicalismo deberá atenuar sus festejos, ya que en realidad desde diciembre tendrá menos concejales que ahora: ayer arriesgó 5 bancas y retuvo solamente 3, más allá del excelente comportamiento de su lista.

Suficientes motivos para festejar tuvo por su parte el tenaz Arroyo, quien después de varios intentos en elecciones anteriores, siempre superándose en los números, consiguió el objetivo al llegar al Concejo Deliberante junto con el número 2 de su lista, Mario Lucchesi.

Pobre fue en cambio el desempeño de los socialistas, tanto la vertiente local liderada por Andrés Cordeu -cercana al oficialismo- como la que encabezó el ex rector Daniel Medina, alineada con el Acuerdo Cívico y Social. Los dos quedaron en el camino, igual que la tercera pata del Acuerdo, la Coalición Cívica, que tampoco pudo acceder al cuerpo deliberativo. Igualmente con escaso peso electoral en la ciudad debutó el progresista Nuevo Encuentro, que tuvo el apoyo de la CTA.

En cuanto a la candidatura testimonial del intendente Pulti a senador provincial, apenas le sirvió al kirchnerismo para situarse cerca del Acuerdo Cívico y para pelear voto a voto aquí con la lista de De Narváez, pero no era seguro que le alcanzara para el objetivo de asegurar alguna banca en la Legislatura bonaerense para el Frente Justicialista. Según el escrutinio parcial de la Quinta Sección que se conocía anoche, de las cinco senadurías en disputa el Acuerdo Cívico y Unión Pro, ganadores en la mayoría de los municipios con mayor cantidad de electores, se adjudicaron dos cada uno, mientras que el Frente Justicialista se esforzaba para quedarse con la quinta.

Finalmente, otra vez el corte de boleta reinó en la elección marplatense, con combinaciones para todos los gustos que hicieron posible que hubiera ganadores diferentes en cada segmento de la votación.

Así, se observó al abrir los sobres en varias mesas que Pezzati (AM) fue votado junto con De Narváez (Unión Pro), o que muchos de los votantes de éste último prefirieron a Arroyo para el segmento de concejales. La boleta que menos cortes sufrió fue la del Acuerdo Cívico y Social, ya que la suma de los sufragios de las tres opciones locales que presentó esta fuerza (con claro dominio de la radical Baragiola) es prácticamente el total obtenido por Margarita Stolbizer para diputados nacionales.

El nuevo Concejo

Eduardo Pezzati que retorna a una banca, Héctor Rosso y Marcela Amenábar que renovaron las suyas, más Diego Monti y Gerardo Cirese, aseguraron anoche cinco concejalías para Acción Marplatense. Débora Marrero y Ricardo Palacios, sexta y séptimo en la lista, también ganaron sus lugares según todos los indicios, salvo que un escrutinio más fino en La Plata le conceda el piso de la minoría (y esas dos bancas) a la lista de Unión Pro que encabezó el justicialista Alfonso Basso acompañado por Martín Abong.

Con el caso de la joven Marrero podría darse lo que sucedió hace dos años, cuando la esposa de Pulti, Lucila Branderiz ganó una banca pero no asumió dejándole el lugar a Santiago Bonifatti. Marrero también es colaboradora estrecha del intendente en la Secretaría Privada por lo que se especulaba con que su lugar en el HCD sería ocupado finalmente por Carlos Aiello, padre del actual concejal Martín Aiello. A estos 7 concejales de AM se le sumarán los 5 elegidos hace dos años para conformar el bloque de 12. Se descuenta que Marcelo Artime seguirá presidiendo el cuerpo deliberativo.

Por el flanco de la UCR, vuelve Vilma Baragiola, mientras que Nicolás Maiorano y Eduardo Abud renovaron sus lugares. E ingresarán los ya mencionados Arroyo y Lucchesi por la fuerza que a nivel nacional lideran los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá.

Así, el futuro Concejo para los dos últimos años de la administración Pulti tendrá como fuerza claramente mayoritaria al oficialismo, que si sostiene la alianza con el kirchnerismo podrá alcanzar la mayoría propia, ya que hay concejales del Frente para la Victoria en funciones por otros dos años.

La segunda fuerza, aunque disminuida, seguirá siendo el radicalismo, que además de los 3 ediles consagrados ayer tendrá otros 2. Si se mantiene el Acuerdo Cívico y Social que integran la UCR y la Coalición Cívica (tiene 2 concejales en funciones), este bloque conjunto sumará 7.

Comentá la nota