El mayor fondo inmobiliario de España postergó sus pagos

El mayor fondo inmobiliario de España postergó sus pagos
Pertenece al banco Santander. La entidad admitió que el fondo no tiene liquidez suficiente para pagar los 3.800 millones de dólares que le habían reclamado sus clientes. Y demandó dos años de gracia para cumplir con los desembolsos.
El Banco de Santander, el mayor grupo financiero de España, instaló un fatídico corralito en su fondo Santander Banif Inmobiliario, el más importante del mercado español, que deja atrapados por dos años a 51.300 socios con un patrimonio de 4.180 millones de dólares. "El fondo carece actualmente de la liquidez necesaria para afrontar el integro pago del citado informe", afirma el banco en un comunicado.

El pánico vendedor ha hecho su aparición en el sistema financiero español en medio de la peor crisis en la historia de la España de los últimos años. Las consecuencias pueden ser muy serias. La decisión del Santander va a crear una gran incertidumbre que no solo afectará seriamente su prestigio sino que puede hacer temblar todo los bancos e, inevitablemente, la ya muy castigada economía española.

El Grupo Santander es el más poderoso de España y fue puesto, muchas veces, como ejemplo de robustez y prudencia cuando el descalabro mundial de los bancos. El más alabado internacionalmente, especialmente su presidente Emilio Botín. "Eramos pocos y parió la abuela", comentó un economista a Clarín citando el dicho castizo que evoca una mala situación agravada por otros hechos peores.

El Santander solicitó a la comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) "la suspensión del reembolso de participaciones del mencionado fondo por dos años" por la falta de dinero para hacer frente a la avalancha de participes que reclamaban el reembolso de sus aportes. Esta cifra ascendía, hasta el 13 de febrero, a 2.617 millones de euros (US$ 3,200 millones) 80% del total de Santander Banif Inmobiliario. El lapso para el corralito será entre el 28 de febrero de 2008 y el 28 de febrero de 2011.

Entre el 1 y el 13 de febrero pasado se produjo una "ventana de liquidez" en la que pudieron salir del fondo los participantes que lo solicitaron. El comunicado del banco señala que responderá a los pedidos de reembolsos realizadas hasta el 27 de febrero, "mediante un importe equivalente al 10% del patrimonio del fondo para el pago a prorrata de dichos reembolsos al valor liquidativo de 28 de febrero de 2009".

Esto significa que se van a atender solo una cantidad muy limitada de los reembolsos solicitados. Los pagos tendrán lugar en dos plazos el 9 de marzo y el 5 de mayo "a razón de la mitad de cada uno de ellos". Para poder pagar el fondo "agotara su capacidad de endeudamiento y también "procederá a la venta de activos".

El Santander y el Banesto, otro banco del grupo, anunciaron que concederán "financiación con garantía de dichas participaciones". El Fondo Banif invierte en todo tipo de negocios inmobiliarios que son lentos para obtener liquidez pero está obligado a tener un 10% del total de sus recursos disponible para pagar a los clientes. En enero pasado, el fondo se enfrentó con la crisis inmobiliaria española y tuvo una caída de su rentabilidad a -4,21%. Fue entonces cuando se produjo la corrida y el fondo no pudo hacer frente a los pedidos de pago para los clientes que querían salir urgentemente.

El Santander aclaró que "en el caso de que no fuera posible la venta de activos, suscribirá participaciones del Fondo en la cuantía necesaria para aportar la liquidez restante hasta el citado límite del 10% del patrimonio del fondo".

Desde ese momento y durante la suspensión de dos años de los pagos, se van a vender los activos, para ir reembolsando "a prorrata" los pedidos pendientes de pagos. "Esta es la forma más adecuada de actuar con el fin de dar un trato equitativo a los clientes y evitar que las prisas obliguen a malvender los inmuebles", explicó un vocero del Santander. El grupo se vio afectado por la quiebra del banco de inversión Lehman Brother, con pérdidas para sus clientes por 400 millones de euros. También por el fraude del estafador norteamericano Bernard Madoff por 2.330 millones de euros.

Comentá la nota