25 de Mayo: El PJ oficial no va a elecciones y cede espacios intentando conservar el Consejo del Partido

En un comunicado de prensa, vía mail, el frustrado candidato a concejal del Partido Justicialista, Diego Di Salvo, justificó porqué no habrá representantes de esa fuerza, alineada al PJ disidente, en la próxima contienda electoral.
Según el joven, "al no estar de acuerdo con la forma de hacer política del peronismo oficial, participamos del espacio que ofrecía Francisco De Narváez, presentamos en tiempo y forma la lista, al igual que muchos en nuestra región, pero en nuestro caso sin ningún fundamento legal fue dada de baja. Por lo hablado con Fernando Rosas, apoderado de De Narváez, la razón fue ser peronistas disidentes", indicó, afirmando que "tenemos un equipo, tenemos ganas de trabajar, sabemos lo que le hace falta a 25 de Mayo y no nos van a detener".

"Nos vamos a preparar para el 2011, sin las improvisaciones, ni las chicanas surgidas por este inexplicable adelantamiento de fecha. No somos los únicos que quedamos afuera en estas elecciones, somos muchos y con una capacidad de compromiso que perdurará a esta sucia maniobra", resaltó.

Voces encontradas

A la explicación de Diego Di Salvo se suman opiniones diferentes. Algunos militantes del peronismo sostienen que la lista jamás fue presentada, o si lo fue la bajaron, y la afirmación guarda un estrecho vínculo con lo acontecido antes del armado de la misma.

Al parecer muchos fueron los justicialistas que se disgregaron cuando Miguel Di Salvo presentó arbitrariamente los nombres de los integrantes de la lista a concejales, dejando afuera a personas con un importante consenso dentro de movimiento.

La imposición de su hijo Diego, la llegada de Nazareno Peix y de la doctora Inés Muñoz, cayeron como "balde de agua fría" en el rostro de muchos peronistas del Consejo Justicialista. Varios, molestos por lo acontecido, le quitaron el apoyo económico y otros renunciaron a trabajar para los candidatos propuestos. Por tanto, Di Salvo se quedó sin contención.

Además, dos de los tres integrantes de la nómina en los primeros lugares habrían sido contundentes al exponer que no estarían dispuestos a aportar dinero para la campaña, por lo que el ex senador debería invertir si deseaba intentar darle un lugar a su hijo en el Concejo Deliberante. Lo concreto es que los recursos serían propios dado que hoy por hoy Miguel Di Salvo no cuenta con ningún padrino político en el ámbito nacional o provincial que lo respalde. De hecho, el propio Francisco De Narváez se mostró distante cuando visitó 25 de Mayo y desistió de visitar el Consejo del Partido Justicialista, donde lo esperaban para un acto partidario.

Ceder espacios, para no perderlos

Antes de perder todo, Miguel Di Salvo le ofreció a Luis Buenaventura y a su equipo de trabajo las instalaciones del Consejo del Partido Justicialista para que encaren la campaña electoral del próximo 28 de junio. Lejos de tomar la acción como un acto de grandeza, es oportuno afirmar que a cambio de ese gesto, Di Salvo le habría pedido a Buenaventura que interceda ante las autoridades del Consejo del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires para que no le intervengan el partido y así poder conservar el poco o escaso poder que aún tiene.

La postura de Di Salvo en contra de los lineamientos del kirchnerismo hacían prever una inmediata intervención, la cual se intenta evitar otorgándole a los referentes del ex presidente y hoy candidato a diputado nacional el partido para que organicen la campaña.

Según supo La Mañana, la determinación asumida no fue consultada con todos los integrantes del Consejo, sino que tomaron la determinación los más allegados al ex senador.

Comentá la nota