25 de Mayo: empezaron a auditar las cuentas de Bravo

Tal como había adelantado El Diario, ayer se inició la auditoría contable y administrativa de la Municipalidad de 25 de Mayo desde el 10 de diciembre de 2007, el día que asumió el intendente David Bravo.
La auditoría es realizada por el Estudio Antonio Felice de Santa Rosa. La crisis política de 25 de Mayo comenzó a mediados del año 2007 con algunas fricciones entre los concejales del Frente para la Victoria y el intendente David Bravo.

Pero después se sumaron enfrentamientos: compras directas, gastos discrecionales y una licitación poco clara del asfalto (una obra de $ 14.000.000 que terminará costando muchos más) formaron parte de una escalada. También el no envío de las rendiciones mensuales.

En el medio, Bravo quedó enredado -políticamente- en la muerte de un sindicalista: su acercamiento al dirigente petrolero Guillermo Pereyra fue el disparador. Incluso los abogados de los familiares de la víctima pidieron una pericia en el celular de Bravo para determinar las llamadas de la mañana del 20 de noviembre de 2008 que terminaron con la muerte de Ariel Quiroga en manos de dos delegados de Pereyra.

Todos estos elementos exaltaron los ánimos. Además, una concejala, Jesica Suárez, dejó el bloque del Movimiento Popular Veinticinqueño, el partido vecinalista que lo llevó a Bravo a la Intendencia. Y como contrapartida, Bravo volvió al PJ, el partido del Gobierno Provincial, para alistarse en la Línea Plural de Carlos Verna, su padrino político.

Comentá la nota