Máximo Kirchner, el poder real en Aerolíneas

Néstor Kirchner le "regaló" a su primogénito Aerolíneas Argentinas para que desarrolle sus aspiraciones empresarias. Si bien al frente de la compañía aparece otro "hijo del poder", en este caso el abogado Mariano Recalde, hijo del abogado laboralista y diputado Héctor Recalde, lo cierto es que la decisión última en la compañía está en manos de Máximo Kirchner.
Así lo confirmaron a La Política Online fuentes de Aerolíneas Argentinas, que azoradas afirmaron: "es increíble que le hayan dejado a estos dos chicos manejar una de las empresas más grandes del país".

En Aerolíneas a nadie sorprende que la sucesión de bochornos diarios que ofrece la gestión de Recalde no haga mella en el funcionario porque "el que lo banca es Máximo, así que ahí no hay nada que hacer".

De hecho, este dato se desprende con naturalidad cuando uno observa quienes integraban "la comitiva" que acompañó a Recalde en el avión que decidió fletar a Uruguay para ver a la Selección. Toda la plana mayor de "La Cámpora" formó parte de ese privilegiado vuelo.

Como se sabe, La Cámpora es la agrupación de JP que creó Máximo Kirchner y cuya gestión diaria delegó en Andrés "Cuervo" Larroque.

La bronca (inútil) de Julio de Vido

Cuando estalló el escándalo del "Charter K" de Recalde y sus amigos, justo el día que el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, tenía que ir a la bicameral del Congreso a exponer el "plan" del gobierno para la estatizada Aerolíneas Argentinas, el ministro de Planificación, Julio de Vido, tuvo un memorable estallido de furia.

Con la medialuna atragantada después de leer los diarios –el tema fue tapa de Crítica y La Nación-, De Vido le pidió a Schiavi que echara a Recalde. Lo notable es que el titular de Aerolíneas Argentinas, lejos de asustarse, redobló la apuesta y salió por las radios pidiendo que en vez de investigarlo a él, le pregunten a la dueña de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, sobre sus hijos.

Se sumó a la embestida, otro protegido de Máximo Kirchner y exitoso referente de La Cámpora, el legislador Juan Cabandié, quien denunció que él y Recalde eran víctimas de una delirante "conspiración del colonialismo español" en la que mezcló al ex jefe de Gabinete Alberto Fernández y el ex dueño de Aerolíneas y hoy principal accionista de Crítica, Antonio Mata.

"Máximo y Recalde se encierran y deciden todo, no escuchan a nadie", comentó a La Política Online la fuente consultada. Al parecer, ese nadie incluye a De Vido y a su superior directo, Juan Pablo Schiavi.

De allí que la sucesión cotidiana de escándalos que protagoniza la gestión de Recalde, no parezca hacerle mella.

Comentá la nota