Maximiliano Fernández: "La apuesta nueva es que se profundice el debate"

Así lo manifestó a REALPOLITIK el concejal de la Coalición Cívica de Berisso, Maximiliano Fernández, con respecto al reciente cambio de autoridades que se produjo dentro del Concejo Deliberante. En esa línea, habló también sobre el nuevo armado de fuerzas dentro del cuerpo.

A continuación, la entrevista completa.

RP.- ¿Cómo ves esta nueva conformación dentro del Concejo?

Nosotros entendemos que esta nueva conformación va a producir un equilibrio a lo que hace al contexto de las fuerzas que están representadas y, por sobre todas las cosas, hace un equilibrio al manejo de proyectos que presenta el ejecutivo para darle tratamiento dentro del Concejo.

En la actualidad, el oficialismo ha perdido esa mayoría que definía sin profundizar el debate, lo que uno desea en las conversaciones o en las discusiones de los proyectos.

RP.- Esa mayoría que ya no tiene el oficialismo es favorable al proceso del Concejo Deliberante.

Yo creo que cuando se plantean equilibrios en los estados de poder siempre son favorables, porque se produce un estado de discusión que se da con mayor profundidad y pienso que si se produce esto va a crear un entorno más favorable al armado de proyectos y el consenso de los mismos.

RP.- ¿Por qué hubo problemas por la asignación de autoridades? ¿por qué ustedes pelearon por la presidencia del Concejo Deliberante?

Nosotros tomamos la postura de elegir candidatos propios. Pensábamos en un momento que los polos opositores, o los que se dicen ser opositores, iban a tratar de terminar con el mecanismo de manejo que existía dentro del Concejo, llámese tratamiento de proyectos, el manejo interno del Concejo.

En ese contexto, nosotros apostábamos a tener un armado en el cual hubiera un equilibrio entre las fuerzas opositoras para manejar el Concejo. Lamentablemente, esta situación no se dio, pusimos candidatos propios porque entendíamos que no podíamos compartir la voluntad del oficialismo.

Entendemos que el Concejo Deliberante se ha manejado de una forma que, si bien es uno de los mecanismos de la política, no nos parecía la correcta, por eso propusimos el esquema o alternativa de candidatos.

Dada la situación como ha quedado el armado del Concejo, hay un estado de poca apertura por parte del oficialismo y un mínimo de convivencia entre los peronismos que hoy representan fuerzas. La postura nuestra fue la de candidatos propios y se han dado situaciones como que la vicepresidencia segunda haya quedado acéfala, porque nosotros al poner un candidato terminábamos siendo partícipes de este conglomerado que se había armado entre el oficialismo y peronismo disidente.

RP.- Hablando justamente de la vicepresidencia segunda, si hay buen diálogo, ¿van a aceptar ustedes ese cargo?

No, nosotros adoptamos un compromiso y eso lo vamos a sostener. Lo que se analizó el día de la elección de autoridades no se ha modificado, seguiremos sosteniendo la misma postura.

No queremos ser parte representativa de un esquema en el cual hay situaciones que no están claras, porque hubo abstenciones de parte de algunos tanto de los polos opositores como del oficialismo. Entendemos que hubo cierto acuerdo tácito entre los peronismos, juego que nosotros no queremos involucrarnos o prestarnos al mismo.

RP.- Según tu experiencia, ¿cómo esperás ver del nuevo armado de fuerzas dentro del cuerpo legislativo?

Este análisis yo lo he marcado muchas veces en las sesiones, el Concejo Deliberante hasta el 10 de diciembre parecía una oficina administrativa del poder ejecutivo, más allá de las discusiones que uno planteaba, se forzaba a razones numéricas.

Han salido muchos proyectos importantes con el pasar de estos dos años, en los cuales nosotros hubiésemos preferido profundizar más la discusión y tendría que haber un llamado al razonamiento de las cosas y analizarlas con mayor profundidad, visto sobre todos los que fueron ejes fundamentales en la vida del ciudadano de Berisso.

Sin ir más lejos, en la última sesión se aprobó una condonación de una deuda importante por un campus a la universidad, la postura nuestra en ese momento fue que si bien nosotros entendíamos era un beneficio hacia la casa de estudios, se tendría que haber planteado de otra manera, porque era una pérdida importante de ingreso para el municipio.

Nosotros planteamos que el ejecutivo tendría que haber implementado un esquema de pago para la universidad, dado que la misma posee un presupuesto jugoso, porque esto no significa que esté en contra de la educación pública sino que buscar el término medio para que los dos involucrados sean beneficiados.

La apuesta nueva en este cambio de fuerzas políticas, es que se profundice el debate y que algunos opten por nuevas posturas en cuanto al estudio de los proyectos y de las propuestas que se hacen.

Comentá la nota