Máxima velocidad

Sería candidato, pero hace falta gente nueva", dijo el ex presidente Eduardo Duhalde, al tiempo que incluyó en ese "listado renovador" al gobernador chubutense Mario Das Neves.
El caudillo bonaerense no descartó la posibilidad de postularse en las presidenciales de 2011, pero aclaró que "no sería lo mejor porque, al igual que en 2002, advierto que la gente quiere nuevos dirigentes".

La puesta en escena de Das Neves no es un dato menor, toda vez que no hace mucho el propio Duhalde consideró que la sociedad nacional recibió una sobredosis de presidentes patagónicos, en alusión a los mandatos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández, lo cual –sugirió- estrecharía mucho el margen para la llegada de otro hombre del sur.

El referente del poderoso peronismo bonaerense, dijo que imaginaba al cambiante Julio Cesar Cleto Cobos "compitiendo con el mejor candidato que tengamos en 2011", y dejó trascender en ese sentido su respaldo a la estrategia de Das Neves, quien pidió la renuncia de Cobos a la vicepresidencia de la Nación y lo cuestionó por sus actitudes duales y la fragilidad de sus convicciones. "Mario (Das Neves) eligió el adversario a vencer en 2011", precisó un colaborador del ex presidente, quien –como se ha informado-, visitará la provincia en breve.

Independencia

Casi en paralelo, el gobernador chubutense ratificó su independencia política y electoral. Ya había señalado que estaba "consigo mismo" y con la gente; y el viernes a la noche en un acto realizado en Comodoro Rivadavia ratificó el concepto: "este proyecto nació del peronismo y es de nuestra gente".

En ese marco criticó a la oposición y reclamó a sus dirigentes que rindan cuentas de lo que hicieron cuando ocuparon cargos públicos. No desaprovechó la oportunidad para manifestar su decepción respecto "a compañeros peronistas que son funcionales a los fracasados de ayer". No los nombró, pero todos reconocieron en su mensaje una clara referencia a Néstor Di Pierro y Javier Touriñán.

En ese encuentro con dirigentes y militantes de la urbe petrolera, el Gobernador estuvo acompañado por el intendente Martín Buzzi, el diputado nacional Mario Pais y el sindicalista José González. No estuvo el senador Marcelo Guinle porque se encontraba en la sesión parlamentaria donde se votó la Ley de Medios, pero sus representantes confirmaron la adhesión del guinlismo al proyecto que encabeza el mandatario chubutense.

Operativos

El senador Marcelo Guinle votó a favor en general y en particular el proyecto oficial, pero realizó observaciones sobre los tratados de inversión bilaterales. El legislador mantuvo la discrepancia que los diputados de Chubut hicieron respecto de los tratados bilaterales de asistencia, y fundamentalmente en la necesidad de que el Estado nacional los aborde y haga un estudio para eliminar la posibilidad de que los capitales extranjeros pasen el 30% establecido en la ley de patrimonio cultural. "Esta ley se va a sentar sobre las bases del derecho administrativo que tiene la República", sostuvo Guinle en su discurso.

Especialista en la materia, el senador dio argumentos basados en la Constitución nacional. Desde el Planeta K enviaron una andanada de elogios para la intervención del parlamentario, y también no pocas señales para que juegue de cara a 2011, en la escuadra que Norberto Yauhar pretende monopolizar en la provincia. Fuentes del despacho del senador admitieron las operaciones K para alejar a Guinle del proyecto dasnevista, pero advirtieron que las relaciones del legislador y el Gobernador pasan por un buen momento.

El futuro

La legisladora Silvia Giusti votó en contra varios artículos del proyecto oficial de Ley de Medios. Dijo que "los medios no son la excepción a la histórica centralización que vive la Argentina", pero aclaró que "hay absoluta libertad de expresión en el país sino no se hubiera dicho todo lo que se está diciendo".

Giusti reconoció que "la nueva Ley de medios no logró despejar las dudas acerca de que si no se está substituyendo un monopolio por otro" y sostuvo que en este caso "se estaría corriendo peligro de beneficiar a los amigos del poder", una posición que seguramente tuvo resonancias desagradables en los sensibilizados oídos K.

Durante su exposición Giusti defendió la libertad de expresión al manifestar que "tengo la convicción de que nadie debe ser silenciado en Argentina y deseo fervientemente que todos tengan voz y que haya variedad de medios audiovisuales, radio, televisión para que nadie se quede sin el derecho a estar informado de los asuntos públicos del quehacer económico y de las realizaciones culturales".

El renovado protagonismo público de Giusti en el escenario nacional, sería funcional a las necesidades de mayor gestión electoral que demanda la puesta en marcha del proyecto presidencial del gobernador Mario Das Neves. Todo indicaría que Giusti, cuando deje su banca a fin de año, se incorporaría al grupo que opera la campaña en Buenos Aires.

Comentá la nota