Máxima tensión en el conflicto de la fruta.

El acuerdo está cada vez más lejos y en Neuquén cuatro empresas grandes están paralizadas. La Federación de Productores criticó con dureza al sindicato.
El conflicto entre los trabajadores del empaque y las plantas frutícolas se agudizó a partir de ayer, tras varios días de paralización de una buena parte de los galpones neuquinos que exportan peras y manzanas.

Las empresas más importantes de Centenario permanecían anoche bloqueadas por parte de trabajadores del Sindicato de la Fruta, y no se dejaba salir camiones con carga. La situación era similar en Vista Alegre y San Patricio del Chañar.

El secretario general del gremio en esta localidad, Rubén Alvarado, dijo ayer que se buscaba una solución al conflicto en una audiencia en General Roca (ver aparte) y negó supuestas «presiones» para que los empleados vuelvan al trabajo.

«Hasta ahora no nos notificaron con nada. Nosotros estamos luchando por un salario digno y si bien sabemos que con esta medida estamos perjudicando al empresario, los trabajadores estamos en una mala situación», expresó el sindicalista, quien anoche viajaba a la ciudad rionegrina.

Mencionó que en esta localidad, las empresas La Deliciosa SA y Cooperativa La Flor están paralizadas, mientras que en Moño Azul los trabajadores permanecen con retención de tareas. Un grupo de unos 30 empleados estaban apostados en los portones de los galpones, a la espera de una resolución.

En Vista Alegre, la empresa Ecofrut está de paro y en San Patricio del Chañar, la compañía Servicios Frutícolas también adhirió a la medida del Sindicato de la Fruta de Río Negro y Neuquén, que preside Rubén López.

En el resto de los galpones de empaque, los empresarios aún no realizaron la convocatoria, según indicó ayer Alvarado, por lo que el conflicto está centrado en las exportadoras de fruta más importantes de la provincia.

El sindicalista negó las versiones que indicaban que ocurrirían despidos si los trabajadores no regresaban a los puestos de trabajo, tras no acatar la conciliación obligatoria pedida por la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI).

No obstante, fuentes policiales indicaron ayer a este diario que un grupo díscolo al gremio pretende regresar a los galpones, y comunicó a la Policía el impedimento de no poder ingresar a los edificios, debido al bloqueo de los trabajadores.

“Panorama complicado”

En la empresa PEA del Parque Industrial -productora, empacadora y exportadora de fruta y que trabaja con unos 40 productores- su gerente general, Raúl Renzetti, indicó que desde que se dictó la conciliación obligatoria el sábado la firma convocó a sus empleados a presentarse a trabajar el lunes. Señaló que el sindicato decidió no hacerlo y que esa determinación fue acatada por los trabajadores.

Renzetti dijo que “el panorama es muy complicado”, y que hicieron una presentación ante el Ministerio de Trabajo provincial.

“No es un año fácil para vender afuera y si encima perdemos las únicas semanas que tenemos para exportar la situación se va a tornar por demás complicada. Esto es muy grave para la economía neuquina, si tomamos en cuenta también la crisis internacional y el precio en que se encuentra el petróleo. No sabemos qué puede llegar pasar”, evaluó.

La solución, cada vez más lejos

El Sindicato de la Fruta fue convocado a acatar la conciliación obligatoria, sin respuesta favorable.

Cipolletti > El conflicto entre el Sindicato de la Fruta y CAFI se agudizó ayer a partir de que las posiciones de las partes se encuentran muy distantes para arribar a un acuerdo en el marco del reclamo salarial de los trabajadores del sector, quienes se mantienen sin prestar servicios en las plantas de empaque de la región.

También trascendió la decisión de una poderosa empresa frutícola que intimó a algunos de sus trabajadores a iniciar actividades bajo la advertencia de serles aplicadas sanciones.

Además, se supo que en un sector de la Ruta Provincial 65 un piquete de obreros de la fruta produjeron un corte en el tránsito, al tiempo que en la zona del puerto de San Antonio Este la situación se mantenía invariable, es decir con el camino vedado a todo ingreso de camiones.

La expectativa que se había centrado en una reunión que se llevó a cabo ayer en la delegación del Ministerio de Trabajo en Roca se relativizó con el correr de las horas, al saberse que lo tratado en ese encuentro sólo involucró a las autoridades del organismo nacional y dirigentes gremiales, descartándose que hubiese sido convocado el sector empresario para una negociación que no existió formalmente.

En esa reunión, el Ministerio de Trabajo informó al secretario gremial, Rubén López, del mantenimiento de los plazos para una conciliación obligatoria, que en rigor vencerá mañana a las 24, habida cuenta de que se trata de cinco días hábiles tras la resolución dispuesta el pasado sábado.

Según trascendió, se informó a los representantes sindicales de los alcances de esta medida, como también de los riesgos que implicarían no acatarla. Y se mencionó la posibilidad de sanciones que irían desde multas hasta el retiro de la personería jurídica.

López, inflexible

Luego de la reunión que concluyó pasadas las 13, López dijo que fueron citados por la Secretaría de Trabajo. “No a paritaria, sino simplemente a una reunión, estuvimos con los paritarios y caemos en lo mismo. Supuestamente habría un número desde el ministerio o de CAFI pero no se conoció. Están dispuestos a negociar siempre que levantemos las medidas de fuerza”, admitió.

El sindicato reclama desde el comienzo de las negociaciones el 35% de aumento salarial, premio por productividad y desdoblamiento de la paritaria antes y después de la temporada.

Una fuente del Ministerio de Trabajo confió que «la situación está varada» aunque mencionó la existencia de reuniones «por fuera, que pueden derivar en novedades en cualquier momento».

Productores convocan a que se denuncien los daños ocasionados

Cipolletti > La Federación de Productores de Río Negro y Neuquén convocó a sus asociados a denunciar ante sus receptivas cámaras locales los daños ocasionados por el conflicto frutícola, pidiendo además “que se mantengan en estado de alerta y comunicación”.

En un comunicado que emitió ayer la entidad, a través de su presidente Manuel Mendoza, se hace mención “al recrudecimiento del conflicto que mantiene el sector gremial del empaque y la CAFI, con inconmensurables consecuencias económicas, sociales e institucionales, comprometiendo, no sólo el modo de vida de las 70.000 personas involucradas en forma directa con la actividad, sino la de todos los habitantes de la región”.

Luego advierte que “no puede demorar un día más el respeto irrestricto del marco jurídico propio de un Estado de derecho como condición imprescindible de toda acción y resolución de conflictos” y que “el Estado, a través de los distintos ámbitos institucionales de su competencia, actúe para contribuir a una justa resolución de las diferencias que superen la oposición de intereses y exceda en beneficio de todos los actores de esta economía regional y de la sociedad en general”.

Señala la Federación que “ante la alarmante irresponsabilidad que prevalece en el desarrollo de esta negociación, nuestra institución y sus asociados - afectados en forma directa- observamos que cada uno de los sectores enfrentados juzga ser poseedores de la razón sintiéndose convocados a confrontar sin ceder, como así también que el Estado -cuya responsabilidad es velar por el bien común- se paraliza y no ejerce las funciones que le competen”, por lo que “deducimos que el desenlace no puede ser el mejor”.

Finalmente, se exhorta a “que prime la razón y, sabiéndonos poseedores de una historia de soluciones provisorias, sentimos la necesidad de advertir que no es necesario sufrir una catástrofe para llegar a la conclusión que los desenlaces adversos unilaterales no son ‘la solución’ de ningún conflicto, como así también solicitamos a todos los involucrados la voluntad de trabajar en las verdaderas soluciones”.

Duras críticas al sindicato

General Roca > El presidente de la Cámara de Productores de esta ciudad, Osvaldo Calvo, criticó duramente las medidas de fuerza impulsadas desde el Sindicato de la Fruta y sostuvo que en su momento los pequeños y medianos productores de la región tomarán su «revancha».

«La manzana Gala, la pera D`anjou se está amontonando. El tiempo apremia y yo creo que sin tratar de agrandar las cosas, en una reunión en la Cámara de Productores y en el Consorcio de Riego escuchamos a mucha gente que está desesperada», sostuvo Calvo.

Comentá la nota