Máxima Apuesta

Ni Carlos Eliceche, ni Martín Buzzi, ni Mario Vargas. Máximo Pérez Catán termina el 2008 como el precandidato más firme del Gobierno, para intentar la sucesión de Mario Das Neves en el 2011. Es un esquema muy parecido al de Maestro-Lizurume, en 1999.
La lealtad, la lealtad y la lealtad. Ese es el valor que el Gobernador Das Neves privilegiará ante cualquier circunstancia, como cualquier otro dirigente de la política de aquí y de allá.

Esa condición cobra además un valor adicional si se trata de la selección de un candidato a quedarse con un sillón de altísimo poder, como el de la Gobernación de Chubut.

"Que te digan cualquier cosa, el candidato es Máximo y ya lo saben los que lo tienen que saber", aseguró este lunes tempranísimo un pasillero del Gobierno, mientras ojeaba los diarios del lunes.

"No hay triple empate. No es lo mismo Máximo que Eliceche o Buzzi", agregó esa misma fuente en clave futbolera.

Es probable que no haya triple empate, como asegura el protavoz del oficialismo, pero también es casi seguro que habrá pelea interna.

Eliceche, tal como lo adelantó Rawsonline hace más de una semana y publica hoy el diario El Chubut, ya tiene en estado operativo su campaña gubernamental y sus hombres fatigan celulares y distancias, en procura de respaldos para ese armado.

Un paso más atrás, o más al costado, está el comodorense Buzzi, para quien muchos reservan un rol clave: el del eventual "candidato del consenso" entre el Gobernador Das Neves y Néstor Kirchner, si la interna del oficialismo, definitivamente, se transforma en la madre de todas las batallas.

Pero, por ahora y tal como están las cosas, Máximo (o "El Príncipe" como todavía le dicen sus conocidos históricos) está cómodamente sentado en el sillón de los favoritos.

Lo que falta por saber es si el asiento tiene las patas firmes.

Comentá la nota