Maxi López, el nuevo jugador de los Kirchner

Maxi López, el nuevo jugador de los Kirchner
El joven publicista fue bendecido en El Calafate. Viene de la actividad privada y se ocupará del marketing oficial. Contratará a 60 creativos.
"Viene Maxi López pero sin Wanda Nara", contaban jocosos en la Casa Rosada. El chiste fácil duró lo que la luz de un fósforo: cuando se supo que el publicista Maximiliano López se apoltronaría en el sillón que dejó Enrique Albistur se hizo un silencio de radio.

El peso simbólico de ocupar el despacho del ex secretario de Medios se lo debe a Aníbal Fernández, el cada vez más poderoso jefe de Gabinete. Pero su llegada al Gobierno es exclusiva responsabilidad de Néstor y Cristina Kirchner. López ya viajó en dos oportunidades a El Calafate para reunirse con el matrimonio presidencial. Lo nombraron subsecretario de Comunicación Estratégica y le ordenaron ocuparse de la campaña publicitaria con miras al 2011.

"Que le hayan dado la oficina pero no el cargo de Albistur significa que las funciones de secretario de Medios las tendrá Aníbal. Pero igualmente no hay que subestimar el peso del publicista: no cualquiera viaja a Santa Cruz para estar con los Kirchner. Tiene una banca muy fuerte y por eso hay mucho hermetismo y precaución", señalan cerca del flamante jugador K.

López egresó de la Universidad de Ciencias Empresarias y Sociales (UCES) y el 27 de noviembre del 2000 fue presentado en el diario La Nación como un "joven emprendedor". Entonces tenía 27 años, acababa de poner en marcha una agencia de marketing y promoción llamada Prado del Ganso, en homenaje –explicó– a la batalla que libró Argentina para recuperar las Malvinas.

Es ajeno al mundillo político. Su fuerte está en la actividad privada, donde tuvo de clientes a Nestlé, Adams, EG3, Johnson & Johnson, Refinerías de Maíz, Canale, MetroGas, Bosch y Alba. En los últimos años hizo trabajos en compañías extranjeras, algunas de ellas asentadas en México. En el sitio Linkedin figura su paso como ejecutivo de cuentas de Global Media y como socio gerente de Beandbe Agency Marketing.

No ostenta la cabellera del futbolista que echó fama en River ni la altisonancia de su novia mediática. Este Maxi López, de 36 años, se rapa la cabeza y se recluye en un estudiado bajo perfil, mientras concede sigilosas entrevistas laborales para armar un equipo de trabajo. Su plan es desarrollar una agencia dentro de la Casa de Gobierno para diseñar las campañas sobre gripe A, dengue o el Bicentenario. Reunirá a 60 creativos publicitarios con ingresos promedio de 8 mil pesos.

El gran objetivo de López será allanar el camino para que un kirchnerista –¿pingüino o pingüina?– siga en el poder. Dicen que lo hará bajo un principio filosófico que promociona en su web: "Iniciativa, sorpresa y siempre un poco más". ¿Alcanzará?

Comentá la nota