Mauritania: secuestran a españoles miembros de ONG

Tres activistas catalanes participaban de una caravana solidaria en África cuando fueron abordados por hombres armados y con turbantes.
Tres españoles, integrantes de una ONG fueron secuestrados en Mauritania durante la noche del domingo por presuntos miembros de la red Al Qaeda, informó este lunes el gobierno español.

"Todo apunta" a que el secuestro es obra del grupo Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), declaró el ministro del Interior de España, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien no obstante advirtió que, por el momento, "no se puede decir nada con seguridad total".

Los secuestrados, Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual Salazar, participaban en una caravana solidaria de la ONG Barcelona Acción Solidaria (BAS), cuando fueron abordados por un grupo de hombres armados y con turbantes a unos 170 kilómetros de Nuakchot, la capital del país norafricano, informó un portavoz de la organización.

Los españoles se dirigían a Dakar en una caravana que transportaba ayuda para diferentes países de Africa y el vehículo en el que viajaban era el último de un convoy integrado por trece camiones que transportaban 20 toneladas de material humanitario.

Los demás integrantes del convoy -alrededor de 20 personas- se encuentran a salvo. Los cooperantes fueron obligados a bajarse del vehículo y a subir al coche de los secuestradores, que huyó por una carretera sin asfaltar.

Cuando los demás se percataron de su ausencia, 130 kilómetros al sur de Nuadibú, retrocedieron en su busca y hallaron el vehículo vacío, además de huellas de que otro se había dirigido al interior del desierto. Un dispositivo aéreo y otro terrestre tratan de evitar desde entonces que los secuestradores se muevan y entren en otro país.

Miguel Ángel Moratinos, ministro de relaciones exteriores español confirmó que su país puso en marcha su diplomacia al más alto nivel para averiguar el paradero y ha puesto a disposición del país africano un equipo de aviones y helicópteros de reconocimiento que la Guardia Civil tiene en ese país en el marco del acuerdo para la lucha contra la inmigración ilegal.

Hasta el momento nadie ha reivindicado el secuestro ni exigido dinero, ni al gobierno español ni a Barcelona Acción Solidaria (BAS), la ONG para la que trabajan los secuestrados.

Comentá la nota