Mauri, el progre

Por Reynaldo Sietecase.

Aunque no es considerado progresista, el jefe de Gobierno porteño avaló el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sorpresas que da la vida. El cardenal Bergoglio salió a criticarlo y Scioli también se desligó.

¿Mauricio Macri es progresista? Pocos se animarían a contestar afirmativamente. Los más se burlarían hasta de la formulación del interrogante. Más allá de los debates ideológicos, un ejercicio casi imposible en un país dónde las dos fuerzas políticas tradicionales amparan en su seno tanto a centroizquierdistas como a conservadores y reaccionarios, el jefe de Gobierno porteño avaló el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sorpresas te da la vida. "Es una vergüenza que haya aceptado la decisión", lo amonestó el arzobispo Jorge Bergoglio. El gobernador de Buenos Aires, el justicialista Daniel Scioli, se apuró a aclarar que su definición de matrimonio "es la unión de hombre y mujer". El ex motonauta es el principal socio político del progresista Néstor Kirchner.

¿Cuál es la opinión de Cristina Kirchner sobre este tema? La presidenta de la Nación, cuando ocupaba una banca el Senado, se manifestó contra los intentos de aprobar una legislación que despenalice el aborto. En esto, incluso, se diferenció del ex ministro de Salud Ginés González García que defendió públicamente esa posibilidad e impulsó los proyectos de procreación responsable. Es más, sin menoscabar la incuestionable actitud ética de Graciela Ocaña, la ministra de Salud elegida por Cristina fue la contracara de Ginés en todas estas cuestiones. Otro dato: Juan Manzur, el actual ministro, está ideológicamente más cerca de Bergoglio que del actual embajador argentino en Chile.

¿Cuál es la idea de Elisa Carrió sobre este tema? En su momento, la fundadora del ARI cuestionó duramente al senador Rubén Giustiniani, por haber presentado un proyecto de ley para que no se castigue penalmente a las mujeres que deciden abortar. "Voy a militar contra ese proyecto", anunció Carrió y puso en crisis la sociedad política que mantenía con el dirigente socialista.

La tercer mujer relevante de la política actual, Gabriela Michetti, también es una ferviente católica. La compañera de fórmula de Macri, respalda la decisión del jefe de Gobierno pero será la primera en sufrir las consecuencias del enojo de los obispos. Bergoglio mantiene con ella una relación privilegiada que, dicen, se verá afectada a partir de ahora.

"Mi decisión no tuvo que ver con convicciones personales, hace al deber de un conductor político en cuanto a resguardar la libertad de los ciudadanos, independientemente de las creencias religiosas. Pero entendemos y respetamos la posición de la Iglesia". ¿Quién dijo esto? Luis Zamora, Pepe Mugica, Hermes Binner, Pino Solanas, no. Esta es la frase utilizada por Mauricio Macri después de la reunión que mantuvo con el arzobispo de Buenos Aires para explicarle su posición. Bergoglio respondió con dureza: "(Macri) faltó gravemente a su deber de gobernante y custodio de la ley".

En relación al fallo de la jueza en los contencioso administrativo, Gabriela Seijas, que declaró inconstitucional los artículos 172 y 188 del Código Civil –que limitan el matrimonio a las personas de distinto sexo– el arzobispo aseguró que "la Constitución y los códigos nacionales no pueden ser modificados por un juez de primera instancia".

Seijas atendió una presentación de la pareja formada por José María Di Bello y Alejandro Freyre, rechazó los recursos de nulidad de entidades católicas y falló a favor. Macri, entonces, decidió no apelar. Incluso lo justificó a través de internet "en este caso se permite a la gente que decida libremente".

La Corporación de Abogados Católicos presentó un recurso de queja ante la Cámara Contencioso Administrativa. Temen que Buenos Aires se convierta en "la capital gay de Sudamérica". Es un planteo contrarreloj porque el registro civil asignó el 1 de diciembre como fecha para la realización de la ceremonia. La primera en Latinoamérica. La fecha elegida no es casual. Es el día mundial de lucha contra el sida. José María y Alejandro son portadores de VIH. Lo más probable es que la Corte Suprema de la Nación termine resolviendo este tema. Un recurso presentado por dos mujeres que se quieren casar ya circula por los despachos de los magistrados.

Esta semana el centro de la Capital Federal apareció empapelado con una foto de dos hombres vestidos de traje rosa, besándose. Nadie se atribuyó la autoría pero la intencionalidad del mensaje no deja dudas: "Matrimonio gay: vos votaste a Macri para esto". Entre los colaboradores del ex presidente de Boca se debate todavía sobre las consecuencias políticas de la decisión. Mientras algunos expresan su alarma, otros exhiben encuestas donde la mayoría de los porteños consultados se manifiesta a favor de que este tipo de uniones tengan el amparo del Estado.

Macri no es progresista por eso sorprende gratamente que, en su semana de mayor debilidad política y acosado por el escándalo del espionaje a opositores, haya elegido tener una actitud republicana y valiente.

Comentá la nota