Maulión volvió a reclamar el combate a la pobreza

Volvió a condenar este sábado los crecientes índices de pobreza e indigencia en el país, tal como lo había hecho el 29 de septiembre pasado.
Al término de la Peregrinación de los Pueblos, que unió Hasenkamp con Paraná y convocó a unas 20 mil personas, el Arzobispo de Paraná, Mario Luis Bautista Maulión, volvió a condenar este sábado los crecientes índices de pobreza e indigencia en el país, tal como lo había hecho el 29 de septiembre durante la festividad del patrono de Entre Ríos, San Miguel.

Dijo que la pobreza "afecta a muchos, una pobreza que en algunos casos es indigencia, y en otros, es la ausencia de las cosas que se necesitan para vivir".

Esta vez, fue ante un marco multitudinario de fieles que se concentraron al caer la tarde en el Santuario de La Loma, en el barrio Paracao, en la culminación de la 27 edición de la Peregrinación de los Pueblos.

En La Loma, Maulión instó a los fieles católicos a "abrirse a un estado de misión permanente" y a expresar la fe no sólo en palabras sino en hechos. "Queremos sentirnos ungidos a amar como él nos amó. Y como nos pidió: que amáramos en especial a los que más necesitan, porque menos tienen, menos pueden, o menos saben. Por eso, sentimos la urgencia de dar a conocer a Jesús con palabras pero también con hechos", subrayó.

"El mundo en el que vivimos, nuestros ambientes, el mundo que estamos construyendo, el mundo que estamos sufriendo, necesita el testimonio claro y convincente del creyente en Jesús. Como Nación nos estamos encaminando hacia el Bicentenario de nuestra patria, y tenemos que hacerlo en justicia y solidaridad. Y eso significa para el creyente un trabajo personal y comunitario en las grandes necesidades que está teniendo nuestra sociedad, que estamos teniendo todos. Un esfuerzo constante y permanente para superar el escandaloso hecho de nuestra pobreza", aseveró.

Luego, puntualizó que "la pobreza afecta a muchos, una pobreza que en algunos casos es indigencia, y en otros, es la ausencia de las cosas que se necesitan para vivir, desde la casa y la habitación, hasta la educación y la familia". Algo parecido había dicho en la misa de San Miguel. Entonces, instó para que "en un incansable proceso, se pueda superar la pobreza, que, guste o no, es un escándalo, siempre". Y dijo que "necesitamos, más que lamentarnos, trabajar para la superación de esta pobreza".

Diálogo Social

Pero a la necesidad de superar el "escándalo" de la pobreza, convocó, no sólo a los católicos, sino a todos, a iniciar un camino de "reconciliación", sobre el que no dio mayores precisiones.

"El trabajo tiene que llevarnos a que avancemos en otra gran necesidad de nuestra sociedad: la reconciliación y la capacidad del diálogo. A llevar una convivencia amistosa, fraternal, nunca de enfrentamiento ni de contradicciones", sostuvo.

Al respecto, postuló que "como creyentes, necesitamos tomar mayor conciencia de que somos y tenemos que ser verdaderos ciudadanos, no simples habitantes de un territorio, sino con un compromiso por la sociedad en la que nacimos y que formamos. Y animar así una convivencia fraternal. Este es el testimonio. Esto es lo que hoy se necesita para anunciar a Jesús".

Luego, dedicó un párrafo al rebaño que pastorea, la comunidad de sacerdotes, en el año en el que el Papa Benedicto XVI designó como el "año sacerdotal". En ese sentido, pidió más "fidelidad" a los presbíteros, y un aumento en las vocaciones sacerdotales.

"Hemos querido rezar por los sacerdotes, y junto con ellos, rezar por su fidelidad, su crecimiento en el Señor, su ministerio sacerdotal, y por el aumento de vocaciones a la vida sacerdotal", dijo.

En la homilía además, el arzobispo de Paraná, Mario Maulión, no se olvidó de saludar a las madres, que hoy celebran su día, y lo relacionó con el surgimiento de la Peregrinación de los Pueblos, como tributo a la Mater, Nuestra Señora de Schöenstatt.

Comentá la nota